Deportes

Barça obligado a ganar


Barcelona / EFE
El Barcelona vivirá hoy ante el Chelsea el primer momento importante de la temporada: después de la derrota sufrida hace 15 días en Stamford Bridge, el equipo de Frank Rijkaard no puede permitirse ningún despiste más y, como poco, precisa puntuar para no ver peligrar su presencia en la siguiente ronda.
Con el Chelsea destacado al frente del grupo (tres triunfos en tres partidos), el Barcelona tiene en su mano la posibilidad de clasificarse, ya que tiene dos partidos en casa en esta segunda vuelta, aunque ante dos rivales duros: el líder de la 'Premier' (Chelsea) y el de la 'Bundesliga' (Werder Bremen).
Por eso, esos dos partidos cobran especial importancia. Con los mismos puntos que los alemanes (4), los azulgrana tienen una buena oportunidad para encarrilar su pase, frente a un rival que precisa un solo punto para asegurarse su presencia en octavos de final.
Después de perder en Londres y en Madrid, en una semana complicada para el equipo barcelonista, Rijkaard ha recompuesto anímicamente a su equipo.
Ronaldinho y Deco, a pesar de no estar a buen nivel, descansaron en el partido copero en Badalona. Después, uno y otro jugaron ante el Recreativo, mejor estuvo el brasileño (dos goles), que el ex jugador del Oporto, muy voluntarioso, pero sin acierto.
Rijkaard podrá contar ante los 'Blues' con Leo Messi, lesionado en el Bernabeu por una dura entrada de Emerson, el argentino no ha jugado desde entonces, pero está totalmente recuperado.
La principal preocupación del holandés es la falta de concentración de su equipo en los inicios de cada periodo. Encajó un gol decisivo en Londres en el partido de ida (Drogba) a poco de iniciarse el segundo tiempo, otro de Raúl en el inicio del partido, y si el jugador del Recreativo Calle no marcó en el Camp Nou a los 20 segundos, fue por la gran intervención de Víctor Valdés.
El Barcelona deberá prestar mucha atención a la batalla en el centro del campo para superar al Chelsea. Con una fortísima medular en rombo (Makelele, Lampard, Essien y Ballack), los ingleses crearon muchos problemas a la tripleta Deco-Xavi-Iniesta, un experimento de juego creativo que no le dio el resultado apetecido a Rijkaard.
Por ese motivo, Rijkaard entonó el 'mea culpa' y anunció que iba a volver a los orígenes: defensa de cuatro, un medio centro defensivo por delante de dos pivotes, un delantero en punta y otros dos en los extremos.
La idea del Chelsea será rematar la faena. Un empate para los "Blues" será suficiente para clasificar a los discípulos de Mourinho, que cuentan con las dudas de los delanteros Andriy Shevchenko y Didier Drogba.
"Sheva" no ha vuelto a jugar desde que marcara un gol en el partido contra el Portsmouth hace nueve días. El atacante descansó durante el choque de la Copa de la Liga ante el Blackburn Rovers debido a un problema muscular en la pierna, y tampoco jugó en la última victoria del Chelsea ante el Sheffield United el pasado sábado.
Por su parte, Drogba sufrió un golpe en el pie en el mismo compromiso ante el Sheffield, que le convirtió en interrogante para el duelo frente al Barca.
No obstante, pese a que ambos jugadores podrían saltar al campo, el portugués no descartó volver a optar por los servicios de Salomon Kalou en el ataque.
"Kalou está disponible y mejorando muchísimo. A veces puedes ser un poco ingenuo en el campo, pero es un chaval con muchísimas cualidades, y jugar frente al Barcelona podría será para él una gran ocasión", comentó Mourinho.