Deportes

Luis Cortez demandará a Argüello


Xavier Araquistain

Aunque se desconoce qué es lo malo que hizo o dijo el entrenador de boxeo Luis Cortez, lo cierto es que el vicealcalde de Managua, Alexis Argüello, ordenó destituirlo de su puesto como encargado del remodelado gimnasio de boxeo del mercado “Roberto Huembes”, acción por la cual Cortez ha decidido demandar al tricampeón en el juzgado a cargo de la doctora Vida Benavente.
Luis Cortez fue quien se interesó, hace unos tres años, en limpiar el local del otrora Museo de la Revolución, que en los años 80 fundó el gobierno de turno y que a lo largo de los años 90 fue quedando en el olvido, hasta que se convirtió en letrina y guarida por inhalantes de pega, vagos, delincuentes y prostitutas que merodeaban por el mercado “Roberto Huembes”.
Cortez, con un grupo de amigos, se dio a la tarea de lavar y asear el local para convertirlo en un gimnasio para entrenar a jóvenes que deseen incursionar en el boxeo aficionado. El vicealcalde anterior, Evert Cárcamo y su ayudante William Aguirre, le solicitaron a Cortez que entrenara a chavalos en alto riesgo del Reparto Schick. Ya con la nueva administración de la alcaldía Alexis Argüello le asignó un salario a Cortez, algo que el entrenador siempre ha reconocido.
El FISE regaló un ring e implementos de boxeo por una vieja gestión de la administración anterior, y Cortez estuvo dirigiendo ese gimnasio. Ha conseguido logros con sus alumnos, los que, incluso, ganaron varias medallas de oro en el último evento “Futuras Promesas”. Cortez fue objeto de reportajes periodísticos en medios de comunicación por los logros de sus alumnos, elogios que quizá incomodaron al vice-edil, quien ordenó su destitución.
Tal vez lo que pudo haber molestado a Alexis fue que Cortez dijo que, efectivamente, al campeón mundial Luis Pérez le habían asignado un gran salario y lo habían nombrado como encargado de gimnasio del Huembes, aunque éste nunca se había presentado en los tres años que Cortez ha estado dirigiendo el gimnasio.
Se conoció que ahora Alexis envió a su ayudante, Almagro García, a despedir a Cortez argumentándole que fue la Alcaldía la que le puso salario y que éste (Cortez) debe retirarse del gimnasio, porque así lo demanda el vicealcalde. Luis Cortez argumenta que a él le ha costado mucho trabajo y gestiones tener el gimnasio en las actuales condiciones y que ahora lo quieren quitar para poner al ex boxeador Sergio González como encargado del local.
Cortez está demandando a Argüello para ser reintegrado en su puesto, algo que resulta incómodo para el tricampeón, quien decidió retirarlo para favorecer a su amigo. END ha tratado de contactar a Argüello para conocer su versión, pero él ha decidido no dar entrevistas hasta que la juez Benavente dé su fallo del caso.
Lo extraño de esta situación es que Cortez está haciendo un buen trabajo, por lo que su despido es injustificado, y más bien huele a “pasada de cuentas”, pues parece que a Alexis no le ha gustado que Cortez haya mencionado a Evert Cárcamo, William Aguirre y al FISE la no presencia de Luis Pérez y que los reportajes de Cortez los valore como propaganda que favorece al hacedor de campeones aficionados, mientras que la escuela de boxeo del gimnasio “Róger Deshon” –-que es apoyada con todo por Alexis-- sólo sacó una medalla en el “Futuras Promesas”.