Deportes

Topalov quiere la revancha


Moscú / EFE -El búlgaro Vesselín Topalov manifestó ayer que está dispuesto a disputar un encuentro de revancha contra el ruso Vladímir Krámnik, que le derrotó en el desempate del torneo unificador disputado en Rusia.
"Queremos organizar un torneo de revancha. Según los reglamentos de la FIDE, un ex campeón mundial y cualquier maestro con un coeficiente superior a 2,700 puntos puede convocar un torneo mundial", dijo Silvio Danáilov, agente del ajedrecista búlgaro.
No obstante, Krámnik, que se convirtió el viernes pasado en el primer campeón absoluto desde el cisma protagonizado por Gari Kaspárov en 1993, cree que Topalov no es el único pretendiente a disputarle la corona.
"Además de Topalov, que insiste en la revancha, hay un serie de ajedrecistas, dignos de disputar el título. Ellos deben demostrar quién es el más fuerte", dijo.
Krámnik entablará en las próximas semanas negociaciones con Kirsán Ilyumzhínov, presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para determinar cuándo tendrá que poner en juego el título.
El maestro ruso es partidario de celebrar un campeonato mundial absoluto cada dos años, para lo que antes los pretendientes deben enfrentarse entre sí para ganarse el derecho a aspirar a la corona.
Este torneo de pretendientes, entre los que sobresalen el indio Annand y el húngaro Leko, debería celebrarse en septiembre del próximo año, en México.
Por otra parte, Ilyumzhínov recordó que el que quiera optar al título de campeón absoluto debe poner sobre el tablero garantías financieras por valor de un millón y medio de euros.
Tras unos días de descanso, Krámnik empezará a prepararse para su enfrentamiento con el cerebro electrónico Deep Fritz, que tendrán lugar del 25 de noviembre al 5 de diciembre en la antigua capital alemana, Bonn.
El ruso, de 31 años, tiene asegurado un premio de medio millón de dólares, monto que duplicará en caso de triunfar.
Krámnik, de 31 años, ha sido comparado con el ajedrecista soviético Anatoli Karpov, que ostentó el título de campeón mundial entre 1975 y 1985, cuando fue derrotado por su compatriota Kaspárov.
Precisamente, Krámnik puso fin a quince años de hegemonía de Kaspárov, al derrotarle en un torneo oficioso disputado en Londres en el año 2000.