Deportes

Detroit estará helado hoy


Nick Swisher corrió hacia el jardín derecho bajo un viento helado en el Comerica Park, se dejó caer sobre su espalda y comenzó a hacer figuras con la nieve.
Aunque sólo por un minuto. El primera base de los Atléticos de Oakland se puso una gorra y regresó temblando a la caseta de su equipo ayer, en un día en el que la ciudad de Detroit fue azotada con la tormenta de nieve más temprana de su historia.
Bienvenidos al tercer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, donde el pronóstico del clima presagia bolas rápidas, curvas... y bolas de nieve.
“Aquí es cuando los chicos del verano se convierten en los hombres del otoño”, señaló el lanzador de Detroit Jamie Walker.
Los Tigres --que tienen ventaja de 2-0 en la serie a ganar cuatro de un máximo de siete partidos-- y los Atléticos tuvieron algo parecido a un golpe de suerte cuando el inicio del partido del viernes fue trasladado de las 6:19 de la noche a las 2:30 de la tarde.
Una serie de factores influyó en la toma de esa decisión por parte de la oficina del comisionado del béisbol: las condiciones climáticas locales, un partido postergado por lluvia que les robó un día de descanso en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, y las audiencias de la televisión.
“Definitivamente mañana (hoy) no vamos a tener clima para jugar al béisbol, con temperaturas de hasta 45 grados (Farenheit, siete grados centígrados), rachas de viento de hasta 35 mph (56 kph) y algunas nevadas”, señaló Dave Gurney, del Servicio Meteorológico Nacional en Michigan.
“Todo dependerá del frío que haga. Va a ser muy difícil si (la temperatura) llega a colocarse por debajo de los 40 (Farenheit, cuatro grados centígrados)”, dijo el toletero de los Atléticos Frank Thomas.
Sin embargo, el frío no sólo afecta a los bateadores. También altera a lanzadores que basan su trabajo en el toque y en la sensación de la pelota, como el abridor de Detroit Kenny Rogers.
Pocos peloteros entrenaron al aire libre ayer. El diamante estuvo cubierto por una lona, así que la mayoría practicó en jaulas cerradas de bateo.