Deportes

España se lava la cara


MADRID / AFP
La selección española logró acallar, al menos de manera momentánea, las críticas al ganar 2-1 a Argentina en el partido amistoso disputado el miércoles en el estadio de la Nueva Condomina de Murcia, que se presentaba como un examen final para el seleccionador español Luis Aragonés.
Los españoles, deseosos de borrar la mala imagen dejada por sus derrotas ante Irlanda del Norte (3-2) y Suecia (2-0), salieron con ganas y fueron los primeros en marcar por medio de Xavi Hernández (33), aunque apenas 50 segundos después Argentina se encargó de aguar la alegría con el gol de Daniel Bilos (34), antes de que David Villa diera la victoria a España de tiro penal (64).
El partido se vio muy marcado por el mal estado del césped, que se levantaba a cada golpe de los jugadores dejando peligrosas calvas por todo el campo, lo que frenó mucho el ritmo e impidió un control bueno del balón.
Los jugadores, preocupados por no lesionarse en el césped del nuevo estadio murciano, ofrecieron un juego lento, con mucho toque en el centro del campo.
España logró mantener el control del partido durante buena parte del primer tiempo, con el barcelonista Andrés Iniesta controlando el juego junto a su compañero Xavi Hernández.
Los españoles dieron el primer aviso en el minuto 10, cuando Iniesta envió un buen pase desde la banda izquierda a la frontal del área, donde Miguel Ángel Angulo lanzó un tiro cruzado que se fue afuera.
Argentina, por su parte, que exhibió un juego lento, esperaba atrás para salir dirigida por Javier Mascherano, encargado de mover el balón, en busca también de una victoria que borrara el mal sabor de boca del 3 a 0 cosechado en septiembre ante Brasil en otro amistoso.
Los argentinos perdieron pronto al jugador del Atlético de Madrid Maxi Rodríguez, que tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto 16, tras sufrir una lesión en la rodilla izquierda.
La presión española obtuvo su premio en el minuto 33, cuando Iniesta cruzó por la frontal del área y pasó atrás a Xavi Hernández, quien soltó un tiro que se coló por la escuadra izquierda del portero Roberto Abbondanzieri.
Sin embargo, la alegría duró poco para los españoles, porque apenas 50 segundos después que Messi controlara el balón en la línea de fondo, su pase al área pequeña fue rematado a bocajarro por Daniel Bilos para empatar (34).
El gol dio alas a los pupilos de Alfio Basile, que contaron con dos buenas ocasiones antes del descanso ante la ineficacia de la defensa española, que volvió a quedar en evidencia ante los ataques de Carlos Tévez y Messi.
En la segunda parte, Basile dio entrada a Javier Saviola, Sergio Agüero y Pablo Aimar, buscando mayor velocidad, aunque se encontró con una España bien plantada, que se mostró superior y marcó pronto el segundo gol.
Roberto Ayala, que el miércoles igualó el récord de Diego Simeone con 106 partidos internacionales con la albiceleste, derribó a Iniesta en el área y la pena máxima fue convertida por Villa (63).
El gol de Villa sería definitivo en el marcador, lo que permitió a Aragonés, muy cuestionado, mantenerse en el puesto, después que hubieran muchos rumores sobre su eventual destitución en caso de una derrota española, mientras Basile cosechó su segunda derrota en dos partidos, ambos amistosos, desde que volvió a tomar las riendas de la selección albiceleste.