Deportes

Padres todavía respiran


San Luis / AFP -Chris Young hizo su debut en postemporadas lanzando 6.2 inning sin permitir carreras y le dio un respiro a los Padres de San Diego, que ayer derrotaron 3x1 a los Cardenales de San Luis, para mantenerse con vida en la serie divisional de la Liga Nacional.
Young evitó que los Padres fueran barridos en el compromiso al mejor de cinco juegos, y ahora los Cardenales lideran la serie 2-1 con el cuarto por partido por jugarse hoy en su estadio.
El lanzador de San Diego demostró tener nervios de acero, permitió tres hits y ponchó a nueve hombres, camino a su primera victoria en unos playoffs. Su dominio fue total, pues no permitió hits a la tanda fuerte de los Cardenales: el dominicano Albert Pujols, Jim Edmonds, Scott Rolen y el también quisqueyano Juan Encarnación.
Los únicos imparables que toleró Young (1-0) fueron par de sencillos de David Eckstein y doblete de Ronnie Belliard.
La derrota de los Cardenales recayó en su abridor Jeff Suppan, y hubo juego salvado para el cerrador de los Padres, Trevor Hoffman.
Los Padres hicieron todas sus carreras en el cuarto inning, gracias a un doble de Russell Branyan frente a Suppan. En esa entrada Adrián González bateó sencillo, con un out en el pizarrón y Mike Cameron recibió boleto. Seguidamente Branyan disparó un batazo al ángulo del jardín derecho, que llevó a la goma a sus dos compañeros, y en el tiro se corrió hasta tercera.
Geoff Blum siguió con elevado de sacrificio que remolcó a Branyan y redondeó la entrada de los Padres.
En el séptimo los Cardenales amenazaron cuando después de dos outs Belliard le dio doble a Young, pero el relevista Alan Embree salvó la situación al ponchar al emergente Scott Spiezio.
El japonés So Taguchi salvó la honra de los Cardenales con un jonrón solitario en el octavo cuadro ante el relevista Scott Linebrink.
Los Padres habían perdido ocho juegos de playoff consecutivos frente a los Cardenales, incluyendo la barrida del pasado año en la serie divisional de la Liga Nacional.
Hoy, San Luis enviará a la goma a su astro Chris Carpenter, ganador del primer juego de la serie, mientras San Diego dependerá de Woody Williams.