Deportes

Reabrió el Superdome


Un año después de haber sido devastado por el huracán Katrina y de haber albergado un infierno durante los días posteriores, el Superdome de Nueva Orleans volvió a ser sede de una fiesta deportiva, con un partido de fútbol americano.
El Superdome volvió a entrar en funciones el lunes por la noche, tras haber sido sometido a un proyecto de reconstrucción que costó más de 185 millones de dólares (116 de los cuales fueron aportados por el gobierno federal), con el retorno al estadio de los New Orleans Saints.
El espectáculo contó además con un amplio show previo, con las bandas de rock U2 y Green Day, para dar fe del renacimiento de la ciudad, devastada hace 13 meses por el huracán más costoso de la historia estadounidense.
“Estamos orgullosos de aprovechar la ocasión para anunciarle al mundo que Nueva Orleans está nuevamente abierto”, dijo Rita Benson LeBlanc, nieta del dueño de los Saints, Tom Benson.
Tras el huracán y sus masivas inundaciones en la ciudad, el Superdome fue el lugar donde se refugiaron miles de personas. Pero su techo voló durante la tormenta y al entrar el agua el sitio se convirtió en una cueva de pestilencias, anarquía y un símbolo de todo lo que funcionaba mal en la ciudad.
Unas 25,000 personas esperaron allí a que llegara la ayuda de las autoridades, para ser trasladas a lugares más adecuados, a medida que escaseaban el agua potable y los alimentos.
Antes de que la pesadilla terminara, siete personas habían muerto dentro del estadio, entre ellas un guardia nacional que fue baleado, una persona que se había suicidado y otra que murió por una sobredosis de droga.
Pero los Saints intentaron hacer olvidar esos momentos, ganándole a los Atlanta Falcons por 23-3. Fue su primera victoria como locales, luego de verse obligados a recibir a sus rivales durante la pasada temporada en la Universidad Louisiana State, en San Antonio, Texas, y en el estadio de los Giants.
El huracán Katrina dejó unos 1,500 muertos y obligó a cientos de miles a evacuar sus hogares, tras romperse los diques del lago Pontchartrain y dejar al 80% de la ciudad bajo agua.