Deportes

Cuba no pasó la “muerte súbita”


Estados Unidos pintó de blanco a Cuba 4x0 en la fase de “muerte súbita” del XXII Mundial juvenil de béisbol que se juega en la isla, con lo que avanzó a semifinales y envió a los anfitriones a la rueda de consolación, donde se lucha por los puestos desde el quinto hasta el octavo.
El derecho de 18 años Blake Beavan --cuya recta llegó hasta 93 millas-- caminó toda la ruta con once ponches, un boleto y siete hits permitidos ante la toletería más fuerte del evento (promediaba 385 antes del juego).
Jonrón de tres carreras del antesalista Matt Domínguez en el séptimo apuntaló el primer éxito en la lid del gigante de 6.6 pies de estatura (2.01m).
El pitcher curveador Juan Serrano mantuvo en un puño a los estadounidenses durante seis episodios, pero permitió un doble en el séptimo y fue sustituido por el veloz Vladimir García, a quien saludaron irrespetuosamente con un cohete y el bambinazo decisivo de Domínguez.
Estados Unidos, que fue cuarto en su grupo, se las verán ahora con México, que el domingo eliminó a Holanda 5x3, mientras que Cuba, que sufrió su primer revés tras liderar su llave con cinco victorias, pasó a la ronda de consuelo, donde venció 8-0 a Holanda ayer por la mañana.
Tras perder sus dos primeros partidos en el mundial, 1x4 ante Taiwan y 0x3 frente a México, los estadounidenses doblegaron en línea a Canadá 2x1, Italia 18x1, España 11x1 y a Cuba 4x0.
Para el béisbol cubano éste es su tercer fracaso al hilo en casa propia en poco más de un mes: en agosto cayeron en el Mundial Universitario y en el Preolímpico de las Américas, ambos dominados por su “bestia negra” del domingo, Estados Unidos.
Desde los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1982 en La Habana, el béisbol cubano no perdía en sus propios parques.
A los partidos semifinales accedieron ya Estados Unidos, México, Sudcorea y Canadá, ganadores de sus encuentros en la “muerte súbita”. Los surcoreanos vencieron 1x0 a China Taipei, México a Holanda y Canadá se impuso 5x3 a Panamá en juego realizado hasta ayer por causa de la lluvia.