Deportes

Otro “Dream Team” que se esfuma


Sao Paulo / Agencias
La hegemonía femenina de Estados Unidos en el baloncesto, que se remontaba a 1994, terminó anoche con una furiosa rebelión rusa, que con siete puntos de ventaja (75-68) ha dejado la final de la XV edición del Mundial en un pleito particular con Australia, que derrotó a Brasil 88-76.
De los cuatro semifinalistas, Rusia parecía el candidato más firme a quedarse con el cuarto puesto, pero en su más iluminada presentación hizo trizas los pronósticos y mandó a las encopetadas estadounidenses a pelear por el tercer puesto con las anfitrionas brasileñas.
Con mucha concentración y precisión frente al aro, el bloque ruso causó estupor en el Gimnasio do Ibirapuera, al cerrar el primer cuarto con una inesperada ventaja de doce puntos (25-13) que consagró a Ilona Korstin.
Pero cayó a cinco en el segundo cuarto (37-32) debido al parón de la pívot Korstin y a la crecida de Diana Taurasi, con dos triples en la hora que más precisaban seguridad las estadounidenses.
Anne Donovan parecía haber encontrado la fórmula para romper la concentración, la cadencia y la frialdad de las de Igor Grudin, pero en el tercero, Korstin y Rakhmatulina abrieron su repertorio y llevaron a Rusia con paso demoledor a sacar una ventaja insospechada de veinte puntos (58-38).
Desesperada, Donovan apeló a su última carta en el cuarto periodo al cambiar su lenta defensa en zona por una marca individual, que las rusas tardaron en asimilar.
Así, la seleccionadora parecía entender desde el banco que sus adversarias se habían quedado sin gas y que los diez minutos restantes les resultarían una eternidad.
Su alteración táctica permitió rebajar en forma acelerada la diferencia a nueve puntos (60-51) a falta de seis minutos, la euforia se apoderó del Gimnasio do Ibirapuera y los 600 hinchas cerraron filas con las rusas.
Estados Unidos, que de las catorce ediciones ya disputadas del Mundial atesora siete títulos, carburó, presionó y marcó 30 puntos, casi el doble de la producción rusa (17), pero el rival no perdía la concentración, ni pretendía vender su piel.
La disputa del título contra Australia, que se impuso a Brasil por 80-71, tendrá lugar mañana sábado en el Gimnasio do Ibirapuera, a partir de las 14.00 hora local (17.00 GMT).
La escuadra 'Aussie' tuvo complicaciones en los tres primeros cuartos, al empatar el primero (21-21) y perder los dos siguientes (19-18 el segundo y 24-18 el tercero). Pero en el último parcial, con las locales pasando al frente incluso, sacaron amplia ventaja con 31-12 para alzarse con el duelo.
Las australianas vencieron a Francia en cuartos de final (79-66) y ahora van decididas a buscar su primer título mundial ante las rusas. En las últimas dos ediciones del campeonato, las oceánicas acabaron logrando el tercer lugar.