Deportes

Hansack llega al Fenway Park


Martín Ruiz

Hoy es el gran día para Devorn Hansack. A eso de las 11 de la mañana debe estar aterrizando en la ciudad de Boston, para luego trasladarse al legendario Fenway Park, parque donde se han escrito muchas historias en el béisbol de las Grandes Ligas. Y ahí puede escribir la suya.
El nativo de Laguna de Perlas, miembro de una numerosa familia, el domingo recibió la invitación personal del gerente general de los Medias Rojas, Theo Epteins, para que se uniera al equipo grande, y eso sucederá hoy.
Ayer, el colega Miguel Mendoza lo contactó telefónicamente y el diestro lanzador manifestó su momento de felicidad. Su madre y hermanos fueron los primeros aquí en conocer la noticia que le dieron. La felicidad fue total en ambos lados.
“Yo estaba luchando por conseguir algo... Nunca pensé que sucedería tan pronto... Me dije que si no salía ahora, iba a ser difícil en los próximos dos años; tengo que poner todas mis fuerzas aquí”, fueron varias de las frases de Hansack, quien recibió la oportunidad de Boston para volver al béisbol organizado, después que los Astros de Houston lo descartaron hace unos tres años.
De momento, Devorn no sabe cuál es el rol que desempeñará, aunque el periódico USA Today ayer señaló que “los Medias Rojas podrían llamarlo para disputar un lugar como relevista medio para la próxima temporada”... Por su parte, en el Boston Herald el redactor Jeff Horrigan manifiesta que Terry Francona había declinado llamar el mismo domingo a Hansack, para el doble juego contra los Yanquis, ya que éste tenía programada una apertura en el quinto juego de la Final de la categoría Doble A.
Pero una vez que se coronaron los Perros Marinos de Portland, se le hizo el llamado a Devorn, quien, según el USA Today, “nunca había sido considerado un prospecto, pero ha impresionado este año por su balance de 8-7, con efectividad de 3-26, 122 hits y 124 ponches sobre 36 bases por bolas en 132.1 innings lanzados con Portland”. Recalcan que Devorn es un lanzador de 28 años de edad.
Hasta anoche, Hansack no aparece en la lista de 40 peloteros que acostumbran tener los equipos en las mayores, y no figura oficialmente en las transacciones. Pero da la impresión de que tienen un espacio para él. Boston tiene sólo a 35 jugadores activos, entre ellos 17 lanzadores, y se considera que una vez que se reporte al equipo grande, aparezca.
Boston inicia hoy serie de tres juegos con los Mellizos de Minnesota, y la rotación la inicia Tim Wakefield, seguido de Curt Schilling y Josh Beckette. Para el viernes 22 de septiembre inician serie contra los Azulejos de Toronto y el abridor será Julián Tavarez, que tendrá apenas su quinta apertura, después de desempeñarse como relevista. Para entonces, y ya con varios días de descanso y adaptación, podría producirse el debut de Hansack.
Hansack asegura que llega con su repertorio de sliders, curvas, rectas de poder y el cambio, que tiene rato de poseer, pero que hasta ahora no ha soltado con regularidad.
Devorn está a punto de convertirse en el noveno nicaragüense en llegar a Grandes Ligas, de los cuales siete han sido lanzadores. Denis Martínez abrió el camino, y le siguieron Antonio Chévez, Albert Williams, David Green, Porfirio Altamirano, Marvin Benard, Vicente Padilla y Oswaldo Mairena.
También Hansack da una gran lección. No hay que darse por vencido, y una segunda oportunidad hay que aprovecharla al máximo. Después que fue descartado por los Astros, jugó en nuestra pelota, brilló en casa y también con la Selección Nacional, y el Mundial de Holanda fue el momento culminante de su carrera, a la que hay que sumar los títulos conseguidos consecutivamente con el Estelí en la Copa Nicaragua, con León en la Profesional y con el Bóer. Ahora coronó a Portland y hoy viaja a Boston.