Deportes

Opacaron la fiesta


Xavier Araquistain

Todo estaba marchando bien, y cuando ayer se desarrollaban los partidos semifinales, todo se fue al piso. Mientras en el campo Panamco la Policía Nacional derrotaba al Ejército de Nicaragua 11x8; en el campo La Tribuna, los Amigos de Henry Blanco blanqueaban 7x0 al equipo Coca Cola en tres episodios, pero los umpires se vieron forzados a trasladar la continuación del juego al campo Panamco por falta de visibilidad.
Pero la liebre de la sorpresa saltó cuando los miembros del equipo Coca Cola realizaron tácticas dilatorias para que el juego que perdían no continuara. Los jugadores se dasamarraban los zapatos para retrasar el juego y que la oscuridad obligara a los umpires a suspenderlo, y según la interpretación de ellos, el juego debía iniciarse sin anotaciones en el campo de Panamco.
Domingo Centeno, presidente de la federación departamental, y Roberto Espinoza, de la federación nacional, no aceptaron el argumento del Coca Cola, y la única manera de tener chance de buscar el título era reanudar el juego como estaba, 7x0 y que remontaran ese marcador para retar al equipo Policía Nacional por el primer lugar del evento.
Molestos, los directivos afectados retiraron al equipo gaseoso, recibieron el forfeit por levantar campo, y aunque amenazaron con apagar las luces, finalmente se les persuadió y se hizo el juego decisivo entre la Policía Nacional y los Amigos de Henry Blanco.
A la hora de nuestro cierre, el partido final favorecía al equipo de la Policía Nacional 10x5 en el quinto episodio.
Es penoso que se presenten este tipo de actuaciones ante el público y las delegaciones visitantes como Panamá, Dominicana y un equipo de nicas residentes en Miami. Aquí cualquiera se atreve a cambiar las reglas del juego por puro capricho.