Deportes

Lance Armstrong rechaza insinuaciones de dopaje


Lance Armstrong salió al paso a un reportaje en el que dos ex compañeros de equipo reconocen haber consumido sustancias para mejorar su rendimiento, tachándola de “calumnia”.
Frankie Andreu y otro compañero de Armstrong que pidió no ser identificado, ya que sigue vinculado con el ciclismo, dijeron al diario The New York Times que consumieron la hormona sintética EPO en su preparación para el Tour de Francia de 1999, el primero de los siete títulos del estadounidense en la ronda gala.
Ninguno de los ciclistas dio positivo por consumo de sustancias prohibidas, y ambos aseguraron que nunca vieron a Armstrong hacerlo.
“Creo que es una acción bastante burda por parte del The New York Times de vincularme con actos de dopaje mediante la admisión de una segunda persona. Hay que leer hasta el final del artículo para lo que dice Frankie: ‘Nunca vi a Lance hacer nada’”, declaró Armstrong.
“Es un reportaje sobre Frankie Andreu”, añadió Armstrong el jueves en una entrevista telefónica desde Los Ángeles. “El que haya consumido drogas no tiene nada que ver conmigo”.
El Times difundió la información el lunes en su portal en la Internet. Armstrong no pudo ser contactado por el diario para formular un comentario debido a que asistía a una reunión de una conferencia sobre cáncer en Minneapolis.
“Sentimos que la nota fue imparcial. Menciona en el octavo párrafo que sus compañeros nunca lo vieron consumir drogas, y en el siguiente de que siempre lo ha negado”, declaró el editor de deportes del Times Tom Jolly.
“Se trata de dos de sus ex compañeros”, dijo Jolly. El fue la estrella de ese equipo, y eso es lo que lo que les da fama. La nota en ningún momento lo acusa de consumir drogas”.
Andreu dijo que utilizó EPO en algunas carreras, y señaló que decidió confesar ahora porque le preocupa el efecto negativo del dopaje en el deporte.
“Hay dos tipos de personas”, dijo Andreu al Times. “Están los que hacen trampa y los que tan sólo intentan sobrevivir”.
Armstrong fue blanco constante de acusaciones de dopaje, especialmente al final de su carrera. Se retiró del ciclismo después de ganar el Tour del año pasado.
Floyd Landis, otro ex compañero de Armstrong, ganó el Tour de este año pero arrojó positivo a testosterona. Landis negó que haya utilizado sustancias prohibidas, pero los organizadores de la carrera ya no lo consideran su campeón.