Deportes

Fededer sigue reinando, y Agassi dijo adiós


NUEVA YORK / AFP
Nueva York, la ciudad de los rascacielos y candilejas que nunca se apagan, coronó al suizo Roger Federer y a la rusa Maria Sharapova como monarcas indiscutibles del Abierto de tenis de Estados Unidos, y despidió de las canchas a los legendarios Andre Agassi y Martina Navratilova.
A sus 25 años, Federer ganó su tercer título consecutivo en el Abierto neoyorquino, mientras Sharapova se coronó por primera vez, con sólo 19 abriles.
El suizo derrotó en la final de este domingo al estadounidense Andy Roddick con parciales de 6-2, 4-6, 7-5, 6-1 en dos horas y 27 minutos de juego, para agenciarse además su tercer Grand Slam de la temporada y noveno en su carrera.
“Estaba un poco presionado por querer repetir, pero después que entré en mi juego me concentré y, afortunadamente, puede ganar”, expresó.
En los siete partidos camino a su tercera corona, el suizo sólo cedió dos sets, uno per cápita ante Blake y Roddick, y su tenis fue tan absoluto que sus rivales sólo pudieron quebrarle el servicio en nueve oportunidades, mientras ganó 586 de los 1374 puntos que disputó, más del 50% de los posibles.
En las candilejas de Nueva York, Federer consagró un tremendo año al ganar hasta el momento ocho títulos, incluidos los del Abierto de Australia, Wimblendon y Nueva York, con balance de 70 triunfos y cinco derrotas.
El único torneo grande que se le escapó fue el Roland Garros de París, donde perdió la final con el español Rafael Nadal.
De su lado, Sharapova rindió a sus pies al público neoyorquino con su glamour, sus trajes a lo estilo Audrey Hepburn y su tenis devastador, una explosiva mezcla calificada por los periodistas del torneo con una frase: “La bella y la bestia”.
Delicada y elegante mientras no tenga una raqueta en la mano, la Sharapova se transforma en una máquina despiadada cuando pisa una cancha.
Ello lo confirmó con creces la belga Justine Henine-Hardenne, aplastada en la final femenina de US Open con sendos sets de 6-4 y 6-4.
La ‘zarina’ del tenis se ha convertido en un fenómeno de mercadotecnia, colocándose entre los deportistas mejor pagados del mundo.
El domingo 3 de septiembre de 2006 quedará marcado en el calendario como el año en que Andre Agassi dijo adiós a las canchas, tras una extraordinaria carrera de 21 años, en los que conquistó fama, dinero y el respeto de sus rivales de canchas.
A sus 36 años, Agassi jugó el último partido de su carrera al caer batido por el joven alemán Benjamin Becker con pasajes de 7-5, 6-7 (4/7), 6-4 y 7-5, en la tercera ronda.
En su carrera, ‘Kid de Las Vegas’ conquistó ocho títulos de Grand Slam, incluyendo dos del US Open (1994 y 1999).
Otra que anunció su retiro definitivo fue la veterana Martina Navratilova, y lo hizo por todo lo alto cuando el sábado conquistó el 355 título de su carrera cuando, en pareja con su compatriota Bob Bryan, ganó la final de doble mixto.
La llamada ‘abuela’ del tenis, que nació el 18 de octubre de 1956 en la República Checa, cosechó 167 títulos en singles, 179 en dobles y nueve en mixtos.
Para el tenis latinoamericano, esta edición del Abierto neoyorquino fue una de las peores, en cuanto a resultados.
De los 21 tenistas de esa región que se presentaron en singles --cuatro de ellas mujeres--, y los 11 que estuvieron repartidos en los dobles masculinos, femeninos y mixtos, ninguno pudo pasar más allá de la tercera ronda.
Entre las mayores sorpresas estuvo la eliminación del español Rafael Nadal, número dos mundial, a manos del ruso Mikhail Youzhny, un verdadero ‘matagigantes’ que dejó por el camino a cuatro cabezas de series, tres de ellos españoles ubicados en el ‘top ten’.