Deportes

“El pitcheo cumplió”

* “Con el único club que no pudimos fue ante Cuba. Fuimos muy bateados y casi fuimos víctimas de un no hit. Pero en síntesis, estuvimos fenomenales en la loma”: Cairo Murillo

Carlos Alfaro

El torneo Preolímpico de Cuba, dejó más frustraciones que satisfacciones para Nicaragua, especialmente, porque de tres objetivos que teníamos, sólo logramos uno, quedando a la orilla de los otros dos.
No hubo ofensiva. Faltó velocidad en las bases. No hubo el resultado esperado. Las expectativas resultaron pocas, y más bien hubo frustración tras cada derrota de la Selección, que ganó cuatro juegos pero perdió cinco.
Pero en medio de la frustración hubo cosas buenas, el pitcheo fue una de ellas.
Cairo Murillo, el instructor de los lanzadores, pese a la eliminación de Nicaragua para el Mundial en Taiwan y del repechaje para los Juegos Olímpicos, quedó satisfecho de cómo sus muchachos lucieron en la loma.
“Venimos tristes porque no clasificamos al Mundial, aunque sí lo hicimos a los Panamericanos, pero al mismo tiempo nos sentimos contentos, porque el pitcheo nica se fajó a lo grandes con trabucos como Estados Unidos y Canadá”, dijo Cairo, al regresar ayer al país con el seleccionado.
“Con el único club que no pudimos fue ante Cuba. Fuimos muy bateados y casi fuimos víctimas de un no hit. Pero, en síntesis, estuvimos fenomenales en la loma”, añadió.
¿De los lanzadores nicas cual te sorprendió más?
“Sin dudas que Oswaldo Mairena fue el que más brilló y se consolidó como el brazo número uno de Nicaragua en el Preolímpico. Pero Raudez y Franklin Sánchez también se destacaron. Para mí todos fueron valiosos para Nicaragua”.
¿La faena que más deleitaste desde el dogout?
“Esa presentación de Sánchez ante Estados Unidos fue sencillamente espectacular. No sólo se trató de irlos venciendo en el séptimo inning, sino cómo ellos estaban totalmente desluciendo ante el cambio de velocidad de Franklin. Lamentablemente un solo batazo arruinó todo, pero sí fue una magistral labor monticular”.
¿En Colombia uno de los que brilló fue Juan Pablo López, qué tal te pareció ahora en Cuba?
“En el juego contra Dominicana le dimos mucha responsabilidad, pero es la manera cómo él se irá construyendo. Luego lució bien ante los canadienses. Él será un gran lanzador y tiene un futuro brillante con la Selección”.
¿En medio de lo grandioso que estuvo el pitcheo de la Selección, les conectaron muchos cuadrangulares, por qué?
“Hubo muchos factores que influenciaron tremendamente en eso. La bola era súper viva. Se trataba de las “Mizuno-150”, que al ser conectada salía como un rayo. Asdrudes Flores me comentó que cuando la pelota lo impactó en el juego contra Cuba, si llevaba la dirección de su rostro jamás se la hubiera quitado porque era un metrallazo. Lo otro era que el viento en los estadios llevaba la dirección hacia las bardas, además que los tipos contrarios eran grandes artilleros”, concluyó Murillo.