Deportes

Todo se decide mañana


Xavier Araquistain

Los Tiburones Bancentro forzaron el séptimo y decisivo juego de la final de la IX edición de la ACB, al vencer anoche a los Pumas de la Unival 72-63, con destacada actuación de Manuel McKenzie, el máximo anotador con 21 puntos, secundado por los panameños Iván Jáen (18) y Pedro Salazar (16). Ahora todo queda resumido a un juego, que será mañana miércoles en la UdeM a las 6:30 p.m.
Mientras los Pumas salieron con el mejor ánimo para rematar, los Tiburones iban decididos a dejar el pellejo en la cancha a cambio de empatar la serie. El juego, que fue intenso, comenzó con un pobre 15-14 en el primer cuarto a favor de los Tiburones, aprovechando muy bien par de canastas de tres puntos de Cristian Esquivel y tres de dos puntos de Iván Jáen.
Para el segundo período, el joven Manuel McKenzie recogió la estafeta de líder y con 11 puntos encabezó a los escualos, que se impusieron 22-14, para completar la primera mitad con bajo score de 37-28, con Jáen y Salazar aportando cuatro puntos cada uno y Anthony Gayle la primera de dos canastas de tres puntos.
Y cuando todo comenzaba a valorarse a favor de los Tiburones, los Pumas reaccionaron luego que el coach Edwin Valdivia replanteó el juego. Los jugadores bajos como Carlos González y Jasser Jiménez tenían que tirar de media o larga distancia, pues estaban siendo frenados en sus penetraciones al área de la pintura. Jiménez marcó siete puntos y González 10 en el tercer cuarto, luego que ambos habían hecho seis y ocho puntos, respectivamente, en la primera mitad del juego.
Los Pumas, con esa reacción vigorosa, ganaron el tercer cuarto 23-15 y se acercaron a sólo un punto de los Tiburones (52-51). Mientras los Pumas cometían 24 faltas en total, los Tiburones hicieron 15, y en el cuarto período la temperatura subió al máximo cuando los Pumas igualaron a 54 puntos. Los Tiburones se mostraron nerviosos y comenzaron a fallar tiros libres. Claves fueron tres posesiones de balón perdidas por la Unival que se convirtieron en puntos en contra.
Manuel McKenzie en una veloz entrada marcó una canasta y le cometieron foul e hizo efectivo el tiro de bonificación para el 57-54. Estling acercó a los Pumas con una de dos, pero McKenzie ripostó con una igual para el 59-56. Anthony Gayle les dio respiro a los Tiburones con su segunda canasta de tres puntos, y un técnico muy bien marcado a Carlos González, apenas fue cobrado a medias por Jáen para el 63-56. Pero cinco de seis tiros libres cobrados por los Pumas, cuatro de “El Pollo” González, acercaron a los Pumas 63-61.
Nuevamente McKenzie volvió a marcar, para despegarse por cuatro, y una canasta desde la zona de tres de “El Pollo” fue válida sólo de dos puntos al pisar la raya, y el score se puso 65-63. Ya con el tiempo en contra, los Pumas se vieron obligados a cometer faltas, todas fueron penalizadas con tiros libres, y siete de nueve fueron cobrados efectivamente para definir el encuentro 72-63. Mañana se define todo con los Tiburones recobrando su favoritismo y los Pumas buscando repetir el triunfo de la VII edición.