Deportes

Pumas frente al título


Xavier Araquistain

Otra vez el dúo Jasser Jiménez-Carlos González encabezó la ofensiva de los Pumas de la Unival, que anoche le clavaron el tercer arponazo a los diezmados Tiburones Bancentro, con pizarra 76-64, y están a punto de coronarse en el IX torneo de baloncesto de la ACB. La serie favorece tres victorias a una a los Pumas, que ayer plantearon un cerrada defensa en la segunda parte del encuentro, para limitar a los Tiburones a sólo 24 puntos, 10 de ellos en el tercer parcial.
Jasser Jiménez, quien fue la figura del encuentro, marcó 10 puntos en los primeros 10 minutos, encabezando el ataque de los Pumas, que se llevaron el parcial 22-20. Los Tiburones reaccionaron ganando el segundo, 20-14, con Manuel McKenzie liderando el ataque, y los Tiburones se fueron al descanso con ventaja de 40-36, y la desventaja de los Pumas fue mínima, gracias a una canasta de tres puntos, que marcó Jasser Jiménez, sobre el sonido de la chicharra.
Los Tiburones lucieron irresolutos a ratos, cuando decrecieron sus figuras panameñas.
Iván Jáen (no recuperado de una lesión en su rodilla la semana pasada en Costa Rica), y Pedro Salazar aportaron siete y 10 puntos, respectivamente en el juego, y Dangelo Rubalding siguió inefectivo. Pero fue decisiva la estrategia defensiva planteada por el coach Edwin Valdivia, que los paró en seco.
Los dos períodos finales fueron ganados por los Pumas 18-10 y 22-14, para el score final de 76-64, con Jasser Jiménez anotando 26 puntos, quien estuvo habilitado por “El Pollo” González, quien marcó 19.
El hondureño Mario Alcerro estuvo muy bien en los rebotes defensivos y anotó 13 puntos, mientras César Estling defendió y marcó ocho, Edwin Waters hizo seis y extrañamente no protestó mucho, y William Waterhouse, con una mano lesionada, aportó cuatro puntos y le marcó una fuerte falta a Jáen, cayéndole encima, lo que mermó condición del canalero.
Por los Tiburones –-que nunca antes habían estado tan abajo en una final-- Manuel McKenzie anotó 23, Anthony y Pedro Salazar marcaron 10 cada uno, Dangelo Rubalding quedó en deuda con ocho, al igual que Jáen, que sólo hizo siete, cinco de ellos de tiros libres, y Cristian Esquivel hizo media docena de puntos.
El quinto juego será mañana viernes en el mismo escenario de la UdeM, a las 6:30 p.m., y mientras los Pumas están comodísimos, a un triunfo de coronarse por segunda vez, los Tiburones, heridos por tres sangrantes arponazos, tratarán de sobrevivir, alargando la serie y quizá la agonía, pero con la firme idea de vender cara la derrota, y por qué no, pensando en barrer los tres juegos pendientes como única fórmula para buscar su octava corona.