Deportes

Pumas quiebran pronósticos


Xavier Araquistain

Había que señalar un favorito para la serie final de la ACB, y todas las flechas indicaban, aunque por mínima diferencia, a los Tiburones Bancentro sobre los Pumas de la Unival. Pero luego de dos encuentros, los Pumas están en ventaja en la serie 2-0 luego de ganar anoche 83-77 ante la sorpresa general.
Antes, los incompletos eran los Pumas por la lesión en una mano de William Waterhouse, y los Tiburones estarían completos con la llegada del experimentado panameño Iván Jáen. Pero en el terreno todo ha sido al revés. Waterhouse, aún lesionado juega aunque sea para atrapar rebotes y darle descanso unos minutos a su coterráneo César Estling; mientras que Iván Jáen no ha aparecido y los Tiburones han caído por diferencias de uno y seis puntos. Regresó el hondureño Felipe Ruiz, quien sería inscrito por Waterhouse, pero éste ha decidido jugar.
Ayer, los Tiburones se adelantaron en el primer cuarto con tanteo de 22-17, pero los Pumas ripostaron en el segundo 21-20, y la ventaja de cinco puntos de los Tiburones se vio disminuida a cuatro con el global 42-38. Los Pumas, con un Carlos “El Pollo” González regresando a su forma habitual con 25 puntos y el aporte de Raúl Pérez (16), Edwin Waters (15) y César Estling (10), se llevaron los dos períodos finales con parciales de 26-20 para irse arriba en el global (64-62), y 19-15 el último, para el score final 83-77. Mario Alcerro y Jasser Jiménez anotaron siete puntos cada uno, con buena labor de rebotes defensivos del primero y de tiros libres el segundo.
Por los Tiburones, el que estuvo fatal fue Dangelo Rubalding, fallando buena cantidad de tiros de campo y apenas anotó tres canastas de dos y par de tiros libres; mientras que su coterráneo Pedro Salazar anotó 27 unidades, con 11 canastas de dos y cinco tiros libres. Anthony Gayle marcó 17, Manuel McKenzie 10, Cristian Esquivel 9 y Michael Abner 6.
La gran legión de seguidores de los Tiburones señalaban al salir del gimnasio de la UdeM que si no llega a tiempo Iván Jáen, la causa podría estar perdida. Para el coach Edwin “El Chino” Valdivia todavía no está terminada la obra. “Estamos cómodos con dos triunfos, pero ellos son un equipo aguerrido y la ausencia de Iván Jáen ha sido clave. Nosotros hemos dado dos pasos importantes y esperamos completar las cuatro victorias necesarias para obtener el título”, aseguró.
El tercer juego será mañana lunes, a las 6:30 p.m., en la cancha de la UdeM. Y mientras los Tiburones comienzan a temblar al recibir dos derrotas seguidas, los Pumas deberán crecerse y no darle respiro a sus rivales y terminar de romper todos los pronósticos previos a la final. Los Pumas buscan su segundo título, mientras que los Tiburones su octavo.