Deportes

Marion Jones dio positivo a EPO


La velocista estadounidense Marion Jones dio positivo en los campeonatos de Estados Unidos de atletismo en junio pasado, según dio a conocer el viernes la edición electrónica del Washington Post.
Citando a un informante “que conoce los resultados” de las pruebas, el diario afirma que la cinco veces medallista Olímpica en Sidney-2000 fue controlada positivo al EPO (eritropoyetina) en la muestra A, pendiente ahora a una segunda prueba.
Mientras que su agente Charles Wells no fue localizado, la Federación Estadounidense de Atletismo (Usatf) se negó a hacer comentarios.
“Transmitimos todas las solicitudes relativas a los casos de dopaje a la Agencia Americana Antidopaje (Usada por sus siglas en inglés)”, indicó el vocero de Usatf, Jill Geer.
El control habría tenido lugar en las pruebas de Indianápolis, en el marco del Campeonato Nacional de Estados Unidos, donde ganó los 100 metros planos.
El viernes, Jones se había retirado “por razones personales” de una prueba de 100 metros en Zurich, cuarta etapa de la Golden League de Atletismo.
“Marion Jones ha dejado Zurich esta mañana”, había declarado al director de la reunión Hansjorg Wirz. “Recibí una llamada telefónica desde los Estados Unidos y su agente me informó que no está por razones personales,” agregó Wirz.
A menudo citada, pero nunca controlada, la reina de la velocidad volvió a los primeros planos después de tres años malos deportivamente, en particular, también por su implicación en el escándalo Balco, nombre del laboratorio que proporcionó productos dopantes a varios atletas.
La estadounidense había confirmado su vuelta a los primeros planos bajando de los 11 segundos en los 100 metros planos en una competencia en París, desde que el 20 de septiembre de 2002 lograra 10.90 en esa distancia en una carrera en Madrid.
Sin nunca haber sido controlada positiva, su nombre regularmente había circulado en el asunto Balco, sobre todo por estar implicados sus dos ex compañeros, C.J. Hunter y Tim Montgomery, quienes se declararon culpables de dopaje.
Si se logra probar ahora la segunda prueba, Jones enfrentaría una suspensión automática por dos años, así como la pérdida de todos sus resultados desde el control a finales de junio.
El atletismo americano está actualmente bajo el golpe de otro caso de dopaje de envergadura con el control positivo --el 22 de abril último-- del campeón olímpico y del mundo de los 100 metros planos, Justin Gatlin.