Deportes

Parker se pierde el Mundial de básquet


El base francés Tony Parker, de los San Antonio Spurs de la NBA, será finalmente baja para el Mundial de básquet de Japón, que se inaugura hoy con una primera jornada en la que sus compañeros se medirán a Argentina, anunció ayer el seleccionador galo.
“Tony quería intentar jugar, pese a su lesión, pero creo que no hubiera sido razonable tomar ese riesgo”, declaró el entrenador de Francia, Claude Bergeaud, a la página en internet de la Federación Internacional de Básquetbol (FIBA).
“No jugará el campeonato y va a regresar a San Antonio (Estados Unidos) para curarse”, añadió Bergeaud, que se ve privado del jugador estrella del equipo.
El golpe es más duro aún para Francia teniendo en cuenta que afronta de entrada a sus dos rivales del Grupo A más duros: Argentina, oro en Atenas-2004, y Serbia-Montenegro, vigente campeona mundial (Indiana-2002), el domingo.
El base, de 24 años, se rompió la tercera falange del índice derecho al engancharse la mano con la camiseta de un rival brasileño en el último partido de preparación, el martes en China. El diagnóstico era conocido ya el jueves, pero los responsables franceses aplazaron al viernes la decisión final.
Parker será remplazado por el alero Mamoutou Diarra, quien, descartado de la selección, estaba ayer viernes en Chalon, donde juega en Francia, por lo que difícilmente jugará ante Argentina .
Francia cuenta con otros cinco jugadores de la NBA, Mickael Pietrus (Golden State), Johan Petro y Mickael Gelabale (Seattle), Ronny Turiaf (Lakers) y Boris Diaw (Phoenix Suns).
Este último, capitán de los galos, dijo que la decisión de dejar recuperarse a Parker fue la correcta. “Podía haber jugado con una protección en el dedo, pero, ¿y si se lo hubiera golpeado? En ese caso la lesión iría a peor”, consideró.
El espectáculo se pierde, eso sí, el cara a cara entre compañeros de los Spurs, el argentino Manu Ginóbili y Parker.
Este había dicho que “los favoritos son Estados Unidos, Serbia, España o Argentina” y no Francia, descargándose presión y pasándosela a Ginóbili, como alguna vez hizo en el quinteto texano al darle la última pelota caliente para cerrar un partido.