Deportes

Padilla suspendido por cinco juegos


ARLINGTON -
Vicente Padilla, por su actuación antideportiva, según aseveraciones de las Ligas Mayores, fue sancionado por cinco días, y desde ya el nicaragüense está siendo muy cuestionado por el mentor Buck Showalter y sus compañeros de equipo.
A Padilla se le acusa de ser el causante del caos que se generó en la serie de los Texas Rangers y los Angelinos de Los Ángeles, y aun cuando no estuvo involucrado en la trifulca del miércoles, todos los que opinaron culpaban a Padilla, quien fue expulsado el martes por haber golpeado a Juan Rivera tras haber sido advertido por el umpire principal.
Padilla perderá su apertura del domingo, en Detroit.
Pero Vicente no fue el único sancionado en la “guerra de pelotazos”. Showalter fue suspendido por cuatro juegos, Mike Scioscia por tres, mientras que Brandon Donnely, Kevin Gregg y Adam Kennedy con cuatro juegos.
Otros suspendidos fueron Scott Feldman, con seis juegos, y John Lackey y Juan Rivera fueron penalizados con multas.
La dirigencia de Texas no está contenta con la situación que se produjo y culpan de todo a Padilla.
“En realidad me siento molesto por la manera como las cosas han resultado”, dijo el Gerente General Jon Daniels. “Tenemos muchas cosas que ver aquí. Nuestros muchachos se han puesto en una posición de competir, y por alguna razón las cosas se han tornado disgustosas”.
La situación comenzó a salir a luz pública el martes, cuando en el tercer inning, Padilla golpeó a Vladimir Guerrero con un lanzamiento. Un episodio después, Padilla volvió arrimarle una pelota a Guerrero, y el umpire, Hunter Wendelstedt, le advirtió que si lo volvía hacer lo expulsaría.
Guerrero en seguida le descargó cuadrangular de tres carreras. Padilla dominó a Garret Anderson, pero golpeó a Juan Rivera, y así fue expulsado junto al manager Buck Showalter.
Showalter, antes del encuentro del miércoles tuvo una reunión privada con Padilla y le hizo saber que no estaba contento con lo que provocó.
“Créanme, no estamos tratando de que las cosas parezcan ligeras y ya”, dijo Showalter. “Nuestra conversación fue directa. Y lo que más nos interesa es que él estuviera en la loma trabajando”.
“Obviamente, a todos los jugadores de los Angelinos y Yanquis hay que lanzarles pegado para tener éxito, pero no se puede venir muy pegado a ellos”, dijo el mentor de Texas.
Padilla no habló con los medios, pero sus compañeros también estaban molestos con él por lo que hizo.
El catcher Rod Barajas dijo que no tenía idea de lo que Padilla estaba haciendo.
“Realmente no sabía lo que pretendía hacer. Lo juro por Dios que ignoraba lo que pasaba por la mente de Padilla”, dijo Barajas. “Nunca hubo pláticas de eso antes del inning. Yo sé que eso no es permitido, pero sucedió”, dijo Barajas.
“Me tiene muy molesto porque sé que hay repercusiones para el equipo. Estas acciones hacen que el equipo se ponga en riesgo, especialmente cuando estamos tratando de batallar para alcanzar la postemporada. Estamos batallando por sobrevivir y estas acciones afectan nuestra fortaleza mental”.
Showalter conversó con el manager de los Angelinos, Mike Scioscia, antes del juego del miércoles, pero éste aún estaba molesto.
“Los muchachos están perturbados por todo eso que ha ocurrido con los lanzadores de Texas. Yo estoy perturbado”, concluyó diciendo Scioscia, sin pensar que horas más tarde estaría envuelto en una trifulca.
TRADUCCIÓN: CARLOS ALFARO