Deportes

Cubanos inconformes con los universitarios


Los aficionados cubanos cuestionan hoy la gris actuación de su selección nacional de béisbol en el III Campeonato Mundial Universitario, en cuya final estará ausente la favorita novena anfitriona.
El técnico Lourdes Gourriel y el cuarto bate Joan Carlos Pedroso son especialmente criticados por los decepcionados seguidores del equipo cubano, que ayer por la madrugada perdió 1-2 en 15 capítulos ante Taipei de China, en semifinales.
“Gourriel desaprovechó este equipo, que tenía cinco jugadores del Clásico Mundial y otros con experiencia internacional, fogueados en el campeonato local”, aseguró el taxista particular Lalo Duarte.
Tanto él como otras personas consultadas por Prensa Latina ayer martes coinciden en que el mentor movió mal su alineación, la que mantuvo, pese a su poca productividad.
Carlos, recién graduado universitario, estimó que “Gourriel se casa con sus jugadores, un antiguo mal nuestro que creí erradicado al ver a managers como (Rey Vicente) Anglada y Víctor (Mesa)”.
Por otra parte, todos muestran preocupación por la degradación de la antaño temible toletería cubana, aferrada a esquemas e incapaz de batear con corredores en base, o al menos embasarse.
El público asistente a los partidos la emprendió especialmente contra Pedroso, quien sigue sin cuajar como el añorado cuarto bate del conjunto nacional, puesto que parece vacío desde el retiro del legendario Orestes Kindelán.
Pedroso se fue en blanco en siete oportunidades, seis de ellas con corredores en las almohadillas, lo cual pesó a la hora del balance final.
Las críticas persiguen a Pedroso desde el reciente Clásico, cuando perdió la titularidad ante el debutante Ariel Borrero, en el que tampoco estuvo a la altura de las expectativas.
Otra vez la falta de bateo oportuno acabó con el sueño de los cubanos, quienes no estarán en la final de un torneo oficial, organizado en casa por primera vez desde 1982, cuando se celebraron los Juegos Centroamericanos y del Caribe de La Habana. Los finalistas fueron China Taipei y Estados Unidos, este último derrotó 5x1 a Japón.
El equipo cubano sólo bateó seis imparables en 15 entradas, una producción muy escasa para un elenco en el cual militan jugadores de probada calidad en clásicos nacionales, como Joan Carlos Pedroso, Leslie Anderson o Andy Zamora.
Los lanzadores hicieron su trabajo, como por ejemplo el abridor Deynis Suárez, quien aceptó una carrera y propinó 14 ponches en siete entradas y dos tercios, en tanto Vichyohandri Odelín se llevó a otros seis por la vía de los strikes, aunque regaló cinco boletos.