Deportes

Tiburones no fallan


La historia se repite una vez más. Los Tiburones Bancentro avanzaron anoche a la gran final de la ACB, tras vencer 122 puntos por 112 a los Tigres de la UdeM, demostrando que es el mejor equipo de la Liga, y ahora sólo les queda conocer quién será su rival por el título, ticket que se disputan Pumas de la Unival y Jaguares de la UAM, que esta tarde a las 5:30 p.m. en la cancha de la UdeM romperán el empate a dos triunfos que llevan.
Es la novena vez en igual número de ediciones de la Asociación de Clubes de Baloncesto, que los Tiburones llegan a la final, en un alarde de eficacia. Los Tiburones han ganado siete veces el título, y en la séptima edición, en 2004, quedaron de subcampeones, al perder la final ante los Pumas de la Unival en siete encuentros.
Manuel McKenzie, con 25 puntos, Pedro Salazar con 24, Bansdell Thomas con 22, Dangelo Rubalding con 14 y Anthony Gayle con 13, sumaron entre ellos 98 de los 122 puntos de los Tiburones, que se dieron banquete ante una defensa (?) de puertas abiertas de los Tigres, que únicamente se centran en anotar, pero nunca defienden, y una prueba es que consiguen un marcador que bien les valdría para ganar el juego, pero permiten 10 puntos más que los que anotan.
José “La Cripta” Sevilla anotó 34 puntos, pero su esfuerzo resultó inútil, así como el aporte de Martín Amador y Jason Walters, con 17 cada uno, el hondureño Felipe Ruiz anotó 14 y Jorge “El Pierde-Bolas” Rodríguez 13. Los Tigres sacaron ventaja de dos puntos en el primer parcial 30-28, pero los Tiburones ajustaron más su defensa y puntería y ganaron el segundo 27-20 para ir a los vestidores con cinco puntos de ventaja (55-50), la que no volverían a perder.
El score de 35-24 en el tercero despegó a los Tiburones por 16 puntos, con global de 90-74, y al final se soltaron, pusieron a jugar a los reservas, y aunque perdieron el cuarto período 38-32, su producción no dejó de ser buena y se alzaron con la victoria 122-112.