Deportes

Italia cierra fuerte y domina la natación


Budapest / EFE
Italia, al igual que lo hiciera en el pasado Mundial de Fútbol de Alemania, también reina en la natación europea, al menos en la masculina.
El equipo italiano de 4x200 libre batió ayer el récord de Europa con un registro de 7:09.60, que estaba en poder del relevo que representó a ese mismo país en los mundiales de Fukuoka, en Japón, en 2001, con 7:10.86, mientras que el ruso Arkady Vyatchanin pudo con el de los 200 espalda, con 1:55.44.
La polaca Otylia Jedrzedjczak arrebató a la francesa Laure Manaudou, finalmente bronce, la que hubiera sido su cuarta medalla de oro en Budapest 2006 en los 200 metros libre, en los que la alemana Annika Liebs, una de las nadadoras clave en los récords del 4x100 y 4x200 de Alemania, fue segunda.
El relevo de Italia estuvo formado por Massimiliano Rosolino, David Berbotto, Nicola Cassio y Filippo Magnini, quienes rebajaron el anterior mejor registro continental de sus compatriotas en Fukuoka Brembilla, Pelliciari, Beccari y Rosolino.
El cuarteto italiano era el gran favorito de la prueba con el campeón europeo y mundial de los 100 metros libre, Magnini, en la cuarta posta y el medallista olímpico, mundial y europeo, el veterano Rosolino, lanzando la carrera en el primer relevo.
Los transalpinos sólo se vieron inquietados en la primera parte de la final por el equipo británico, que, con David Carry y Simon Burnett, a duras penas siguieron el ritmo de Rosolino y Berbotto.
Pero Italia iba a ser mucho para los nadadores británicos esta tarde en Budapest, y, además, siempre le quedaba Magnini para rematar la carrera. No hizo falta porque Cassio ya puso agua de por medio entre él y Andrew Hunter.
Los cuatro nadadores italianos nadaron en 1:47. El primero en 1:47.16; el segundo, Berbotto, en 1:47.87; el tercero, Cassio, en 5:22.59; y Magnini, el más rápido con diferencia, en 1:47.01.
Los británicos tampoco vieron peligrar la medalla de plata y se mostraron mucho más compactos en sus tiempos que los griegos, medallistas de bronce y los franceses, cuartos.
Carry hizo 1:47.60 por 1:48.13 de Burnett, 1:48.63 de Andrew Hunter; y 1:47.27 de Ross Davenport.
Los helenos lucharon por el tercer lugar del podio con los franceses que les aventajaron en los primeros 400 metros con Fabien Gilot y Sebastien Rouault, con quienes no pudieron Andreas Zisimos ni Georgios Demetis.
Por si fuera poco el triunfo del relevo, los italianos también pudieron celebrar el triunfo de Alesandro Terrin en los 50 braza, aunque en esta final tuvo que compartir la medalla de oro con el ucraniano Oleg Lisogor.
Ambos tocaron al mismo tiempo en la llegada y marcaron 27.48 para superar al esloveno Matjaz Markic, con 27.87, y al ruso Roman Sludnov, bronce con 27.98.
El ruso Vyatchanin, por su parte, batió el récord continental de 200 metros espalda con un crono de 1:55.44. El anterior mejor registro europeo estaba en poder del alemán Hlege Meeuw, con 1:56.34, desde el pasado 24 de junio en Berlín.
En segundo lugar llegó el húngaro Laszlo Cseh, con 1.56.69, y en tercero el rumano Razvan Florean, con 1:57.83.