Deportes

Landis no pasó contraanálisis


El control antidopaje positivo del estadounidense Floyd Landis, vencedor del Tour de Francia, fue confirmado el sábado por la mañana por el contraanálisis, lo que implicó el despido inmediato del corredor por su equipo Phonak.
La Unión Ciclista Internacional (UCI) anunció en un comunicado que el contraanálisis practicado por el laboratorio nacional francés había dado un resultado “anormal”.
En la hora siguiente, el Phonak anunció el despido del corredor “por quebrantar el código ético interno del equipo”.
Landis será ahora objeto de un procedimiento disciplinario que será incoado por la Federación estadounidense de ciclismo (US Cycling).
Si resulta convicto de dopaje por testosterona, el corredor estadounidense será el primer ciclista en la historia del Tour de Francia en haber sido desposeído de su victoria a causa de un control antidopaje positivo.
Al término del proceso, la victoria sería entonces para el español Oscar Pereiro, segundo en la general final en París el 23 de julio pasado (a 57 segundos de Landis).
El director del Tour, Christian Prudhomme, habló de una “verdadera pérdida”.
“No podemos tolerar que el maillot amarillo sea mancillado”, declaró a la AFP Christian Prudhomme, determinado a “luchar con la más feroz energía”.
El análisis practicado desde el jueves en Châtenay-Malabry (Hauts-de-Seine) se refirió a la muestra “B” tomada a Landis el 20 de julio, después de su triunfo en la 17ª etapa del Tour en Morzine (Alta Saboya).
Ese día, el estadounidense había protagonizado una escapada de 130 kilómetros en montaña, el día después de su desfallecimiento en la subida a La Toussuire (Saboya).
Landis negó en sucesivas ocasiones haberse dopado desde que se reveló el resultado de la muestra “A”, la semana pasada.
Según uno de sus abogados españoles, José María Buxeda, habría una explicación natural de la presencia de la sustancia en el organismo de su cliente.
“Si el resultado es aún positivo, eso no querrá decir que haya habido ingestión de una sustancia prohibida”, había anunciado por adelantado Buxeda, que también había intentado la semana pasada descalificar la prueba practicada para probar la presencia de testosterona exógena.
Ahora corresponde a Landis probar su inocencia ante las autoridades deportivas de su país durante el proceso que será abierto.
Tras el veredicto, existe aún la posibilidad de recurrir. En este tipo de asuntos, la última palabra pertenece generalmente al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), con sede en Lausana (Suiza).
Según el reglamento de la UCI que se alinea con el Código Mundial Antidopaje, Landis incurre en una suspensión de dos años a la que se añade la imposibilidad de incorporarse a una formación de la élite por otras dos temporadas suplementarias, de acuerdo con el código ético firmado por los equipos del ProTour.