Deportes

Tiburones trituran a Tigres


Xavier Araquistain

Cuando los pocos aficionados congregados en la cancha de la UdeM esperaban presenciar un buen segundo juego de la serie semifinal entre Tiburones Bancentro y Tigres de la Universidad de Managua, jamás se imaginaron que sólo disfrutarían medio partido, pues en la segunda parte los Tigres ni maullaron, y cayendo en una “perrera” de mala calidad (hay “perreras” de buena calidad), prácticamente entregaron la valija y fueron triturados 122-88 por los escualos, que tienen ventaja 2-0 en la serie al mejor de siete partidos.
Los Tigres jugaron desordenados, erráticos, irresolutos, sin motivación ni corazón, y lo peor, sin exhibir vergüenza deportiva ante un público que ansía ver la calidad del “mejor baloncesto de Nicaragua”, slogan de la ACB.
Los Tiburones, que ganaron el primer encuentro 99-91, se agenciaron el primer cuarto con pizarra de 34-16 dejando claras sus intenciones de no dar el menor chance a los Tigres, pero éstos reaccionaron vigorosamente en los segundos diez minutos, y se impusieron con tanteo de 30-19 y redujeron a siete puntos la diferencia en el score global de 53-46 en la primera mitad del encuentro.
Pero llegaron los errores. Fallaron tiros a granel, hubo muchas pérdidas de balón, malas entregas de pases, no bajaban a defender cada vez que perdían la bola. Constantemente se reclamaban entre sí por cada canasta recibida. El técnico fue incapaz de parar tanto desorden, pues nadie le obedecía, y al final un catastrófico parcial de 34 puntos a 13 es el más claro indicativo de la debacle. La ventaja se amplió hasta 87-59, 28 puntos que jamás se iban a bajar.
Pero si habían ganado el segundo parcial luego de perder 34-16 el primero, los Tigres del cuarto período fueron incapaces de mostrar calidad en su accionar aún perdiendo, pues en los primeros cinco minutos estuvieron en desventaja de más de 40 puntos, y al final, cuando los Tiburones se cansaron de triturarlos, bajaron el gas y hasta les cedieron espacio para que anotaran, pero la suerte ya estaba echada.
Al final, un 35-29 en el cuarto período quizás no refleja el desorden que se vio, y los Tigres de anoche dieron pesar, porque nunca antes habían mostrado un espíritu de lucha tan degradado.
Vandell Thomas, con 20 puntos, Pedro Salazar (19), Cristian Esquivel (18), Dangelo Rubalding (13) y Michael Abner (12), fueron los mejores anotadores por los ganadores. Martín Alemán hizo 18, Cristian López –-que nunca bajó la guardia peleando en todo momento-– hizo 17, Jason Walters totalmente irreconocible apenas hizo 16, y el flaco José Sevilla hizo 11.
La serie continuará mañana domingo a las 5:30 p.m. en la cancha de la UdeM. La otra serie semifinal se juega hoy sábado en la cancha de la UAM, con los Jaguares –-ganadores del primer duelo 82-78-– recibiendo la visita de los Pumas de la Unival a las 5:30 p.m., que buscarán cómo nivelar.