Deportes

Alonso vuelve a Chinandega


Mariano López

Con mayor experiencia, una buena cosecha de títulos encima y un aura ganadora, el titán de la zaga pinolera, Carlos Alonso, vuelve a Chinandega para defender los colores del Scorpion en el Torneo de Apertura del Nacional de Fútbol 2006-2007.
Alonso debutó en 1996 con el equipo Chinandega A.C., formando parte de un buen elenco de prospectos, entre los que estaba el goleador Jack Rodríguez. Después de dos buenas temporadas, las puertas de las oportunidades se le abrieron y emigró.
Después de ocho años de peregrinar, en los que cosechó cinco títulos nacionales (tres con Estelí, uno con Ferreti y otro con Diriangén), enfundará esta temporada la camisa del Scorpion.
El debut del zaguero central chinandegano en el campeonato nacional podría producirse el domingo, una vez que los directivos del Diriangén sean informados por la Fenifut de la resolución de absolución para con el jugador, que se ha visto retenido por los diriambinos, que no le quieren otorgar la baja del club.
“No sé por qué me han puesto obstáculos para darme la baja de Diriangén, porque mi firma, tanto en el contrato como en la ficha, fue por una temporada. Sé que había voluntad del presidente Danilo Abud en otorgármela, pero repentinamente cambiaron de opinión. El único perjudicado soy yo, porque no he podido debutar con Scorpion, que es mi nuevo equipo”, dijo telefónicamente desde su casa.
Alonso debutó en el máximo nivel en la temporada 96-97 con el Chinandega F.C. En 1999 fichó con aquel temible Walter Ferreti que dirigió el salvadoreño Carlos “Chicharrón” Aguilar, cuando conquistó el primero de dos gallardetes que tiene en su vitrina. De ahí pasó al Real Estelí, con los que permaneció cinco temporadas y obtuvo tres títulos.
Para la temporada anterior se dio el pase menos esperado. El capitán del “Tren del Norte” estampó su firma con el archirrival de los estelianos, el Diriangén. El pase no fue bien recibido por los aficionados norteños, que se sintieron traicionados.
“Todos esos momentos quedan atrás. Ahora lo que tengo que pensar es en aportar toda mi experiencia al Scorpion, ya que es mi nuevo club y es el que de verdad representa a los chinandeganos. Estoy contento y tranquilo jugando en casa con un equipo al que brindaré lo mejor de mis recursos, para no sólo ser animador sino protagonista de grandes cosas”.
“Éste es un equipo muy equilibrado en todas las zonas y con jugadores jóvenes y con mucha calidad que pueden pasar encima del más pintado de los rivales, creo que deben tenerlo en cuenta en los pronósticos de los favoritos a disputar una final”, fundamentó Carlos Alonso.
Después de ocho temporadas fuera del hogar, vuelve a casa experimentado, con mucha madurez y un palmarés de lujo, lo que lo convierte en el símbolo y modelo del equipo.