Deportes

FIFA “sanciona” a Zidane


El francés Zinedine Zidane aceptó ayer realizar tres días de labor comunitaria a nombre de la FIFA, para pagar los tres partidos de sanción que le impuso el organismo deportivo.
La FIFA sancionó ayer al capitán de Francia con tres partidos de suspensión y una multa de siete mil 500 francos (cuatro mil 800 euros) por su agresión al defensa italiano Marco Materazzi al minuto 110 de la final de la Copa del Mundo 2006.
A la postre Italia ganó su cuarto campeonato del orbe al imponerse a Francia, 5-3 en la tanda de penales, el pasado 9 de julio en el estadio Olímpico de Berlín.
Como el ex jugador del Real Madrid español decidió retirarse del fútbol profesional antes de su participación en el Mundial germano, la entidad rectora del balompié universal le adecuó el castigo a tres jornadas de labor comunitaria con niños y jóvenes.
La Comisión Disciplinaria de la FIFA precisó en un comunicado que Zidane se comprometió a realizar trabajos comunitarios con infantes y adolescentes como parte de las actividades humanitarias practicadas por la entidad que preside el suizo Joseph Blatter.
El portavoz de la FIFA, Andreas Herren, explicó que no se trató la eventual retirada del premio de mejor jugador del Mundial al mediocampista marsellés.
Esa distinción la concede la prensa internacional por excepcionales prestaciones futbolísticas, recordó el vocero.
El propio comité de cinco miembros impuso dos partidos de suspensión y multa de cinco mil francos suizos (tres mil 200 euros) a Materazzi, quien reconoció haber insultado al astro francés en testimonio brindado el viernes 14 en el mismo escenario.
El defensor del Inter de Milán se perderá los dos primeros compromisos de la escuadra Azurra en las eliminatorias de la Eurocopa 2008, ante Lituania el 2 de septiembre y, por ironías del destino, contra Francia, cuatro días más tarde.
La entidad rectora del fútbol agregó en el comunicado que en sus declaraciones, ambos jugadores reconocieron como ofensivos los comentarios de Materazzi, pero no de naturaleza racista.
Durante el transcurso de sus audiencias, ambos jugadores también se disculparon ante la FIFA por su comportamiento inapropiado y expresaron su pesar por el incidente, agregó el organismo afincado en esta ciudad.
El mediocampista francés permaneció ayer alrededor de hora y media en la sede de la FIFA, a donde asistió en compañía del presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Jean-Pierre Escalettes.
A la entrada del edificio lo esperaron medio centenar de periodistas y un grupo de hinchas que le mostraron su apoyo vestidos con chamarras de la escuadra del gallo.