Deportes

No habrá cargos contra Bonds, pero seguirán investigando


Fiscales federales informaron ayer, jueves, que no pondrán cargos contra el toletero Barry Bonds, de los Gigantes de San Francisco, sobre el posible uso de sustancias prohibidas, pero un gran jurado seguirá trabajando en la investigación sobre si cometió perjurio y evasión de impuestos.
“La oficina de la Fiscalía del Distrito Noreste de California no va a presentar cargos relacionados con la investigación del uso de esteroides”, informó Luke Macauley, portavoz del Fiscal Federal en San Francisco, en un comunicado oficial.
De acuerdo a Macauley se habían logrado grandes avances en la investigación y seguían en la línea de averiguar toda la verdad sobre los testimonios que se habían dado ante un gran jurado.
Miembros del gran jurado que investigan el caso de Bonds habían llegado al Juzgado Federal para lo que se pensaba podría ser el último día de trabajo, pero ahora tendrán que continuar.
Mientras tanto, Mark Geragos, abogado del entrenador personal de Bonds, Greg Anderson, había dicho que su cliente podría salir de la cárcel federal, donde se encuentra desde hace dos semanas después de haberse negado a testificar ante el gran jurado.
Sin embargo, el juez que lleva el caso le dijo a Anderson que lo mantendría en la cárcel hasta que aceptase testificar contra Bonds o el trabajo del gran jurado diese por concluido.
La extensión de trabajo del gran jurado cambia la situación legal para Anderson, a quien se considera una pieza clave en la investigación sobre el posible uso de esteroides por parte de Bonds y perjurio.
La causa de perjurio contra Bonds proviene de su testimonio en 2003, antes de que un gran jurado investigara el “Bay Area Laboratory Co-Operative” (Balco), compañía de complementos nutricionales expuesta como proveedora de esteroides de los grandes atletas.
Bonds testificó que no consumió conscientemente los esteroides que le daba su entrenador, Anderson, conforme a los escritos legales del gran jurado conseguidos por el periódico “San Francisco Chronicle”.
“Obviamente, los fiscales piensan que necesitan a Greg para comprobar que Bonds cometió perjurio”, valoró Geragos.
Cinco hombres conectados a Balco se declararon culpables de la distribución de esteroides y de otros cargos como lavado de dinero, entre ellos Anderson, que ya paso tres meses en prisión antes de volver por segunda vez.
Si lo condenan por perjurio, Bonds podría llegar a pasar cinco años en prisión. Podría ser condenado a cinco años más si lo encuentra culpable de lavado de dinero.
Pero ahora el grave problema para Bonds no serían los esteroides, sino la posible evasión de impuestos correspondientes a la venta de artículos personales.
El dinero fácil que consiguió Bonds vendiendo su nombre y equipamiento deportivo a través de su sitio de la página de Internet y breves sesiones de autógrafos en salas de conferencia de hoteles podría terminar siendo el hundimiento legal del jonronero.
La decisión de la Fiscalía de continuar con el trabajo de investigación del gran Jurado Federal se va a centrar de lleno en el asunto de los impuestos correspondientes a dicha parte de su fortuna.
En este aspecto, los testigos gubernamentales incluyen a un irritado socio y a una ex amante que sacaron provecho del nombre “Barry Bonds”.
Los analistas legales dicen que probar que la estrella de los Gigantes engañó a la Hacienda Pública (IRS) acerca de su porción de las ventas de sus efectos personales es más fácil de probar que cometió perjurio ante un gran jurado.
Al margen de como pueda terminar toda la investigación, los problemas legales de Bonds siguen sin solucionarse y eso perjudica cada vez más la imagen del toletero, el segundo mejor en la lista de jonrones de todos los tiempos, con 721.