Deportes

No sigue Parreira


Carlos Alberto Parreira se desvinculó este miércoles de la selección de Brasil, tras el fiasco de la Copa Mundial de Alemania-2006 a la cual los auriverdes llegaron como favoritos indiscutidos y regresaron con más penas que gloria.
La desvinculación fue acordada durante una reunión mantenida con el presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, y su sucesor será anunciado “en breve”, dijo la CBF en un comunicado.
Parreira alegó la necesidad de dedicarse a su familia y descansar, tras casi cuatro años al frente de la selección auriverde, señaló la CBF.
El alejamiento de Parreira se daba como un hecho luego que Francia eliminó a Brasil en cuartos de final e hizo trizas el sueño de volver de Alemania con la sexta Copa Mundial.
Teixeira dijo en el comunicado que Parreira “merece respeto” y recordó que el ex DT tuvo un pasaje por la selección marcado por conquistas, la más importante de las cuales el tetracampeonato en el Mundial de 1994 (EU).
De 63 años, Parreira tiene en su palmarés la Copa de las Confederaciones de 2005 y la Copa América de 2004. Dirigió a Brasil en 58 partidos, con un saldo de 32 victorias, 17 empates y nueve derrotas.
La crítica brasileña cargó sobre sus espaldas el peso de la mala actuación brasileña en el reciente Mundial. Varios comentaristas dijeron que se empecinó en mantener como titulares a los veteranos laterales Cafú y Roberto Carlos y no dio lugar a jóvenes reemplazantes.
También le reprocharon que los escasos chispazos de buen fútbol que insinuó Brasil en Alemania se vieron cuando aparecía el habilidoso Robinho, a quien Parreira condenó al banco de reservas dándole preferencia al más ofensivo Adriano.
Apenas fue eliminado Brasil, comenzaron a hacerse especulaciones sobre quién sucedería a Parreira.
Paulo Autuori (entrenador de Kashima Antlers, Japón) y Vanderlei Luxemburgo (Santos, Brasil) fueron mencionados como sus probables sustitutos y el diario O Globo informó que Luis Felipe Scolari, entrenador brasileño de Portugal, rechazó una oferta para volver a la selección auriverde, con la cual ganó la Copa Mundial de 2002.
La CBF admitió que hubo conversaciones con Scolari pero dijo que se trató de contactos “exploratorios”.
Auturi, campeón de la Copa Libertadores y de la Copa Mundial Interclubes con Sao Paulo, en 2005, tiene experiencia en selecciones, porque dirigió el equipo nacional peruano entre 2003 y 2005.
Luxemburgo, por su parte, condujo sin mucho éxito a la propia selección brasileña entre 1998 y 2000 y en 2005 al Real Madrid, de donde fue despedido por una falla similar a la de Parreira en Alemania: no conseguir amalgamar un conjunto de estrellas y no convertir en equipo a un lote de figuras destacadas.
La intención de la Confederación Brasileña es que el sustituto de Parreira se ocupe de armar ya el equipo que en agosto jugará contra Noruega, en Oslo.