Deportes

Formato antimarcas


Mariano López

El nuevo formato de los torneos cortos (Apertura y Clausura) que ha establecido la Fenifut para los Campeonatos Nacionales ha resultado un arma de doble filo, pues afecta el espectáculo, especialmente en las finales, y limita a los goleadores a aproximarse a cifras históricas en nuestro balompié.
De acuerdo al archivo existente en END, el máximo goleador en una campaña es Óscar “Chiqui” Calvo, quien en 1967, jugando para el Flor de Caña, anotó 44 veces y dos años antes, el desaparecido Salvador “Chava” Dávila anotó 33. En la era actual, el nica con más anotaciones en una campaña es Sergio Gago, con 35, en 1999, mientras que José María Bermúdez anotó 32 veces en 1997.
Esas marcas, que eran logradas en un solo torneo, algunos de hasta cuatro vueltas, difícilmente pueden ser alcanzadas en un Campeonato “dividido”, ya que no hay sumatorias. Existe un equipo campeón, pero no hay un solo campeón de goleo, a menos que sea el mismo jugador.
El máximo anotador en el nuevo formato es Emilio Palacios, quien en el “Apertura” de 2003 hizo 19 goles, pero en el “Clausura” 2004, correspondiente a la misma temporada (2003-04), Palacios anotó un solo gol.
Pero, ¿qué sucedería si el jugador gana el “Apertura” con 20 y repite la misma dosis en el “Clausura”? ¿Se reconocerían los 40 goles para una temporada? ¿Cuántos campeones de goleo debe haber en un Campeonato?
Este tema sólo se puede explicar el día que la federación haga públicos los lideratos individuales y colectivos, y los récords actuales de los Campeonatos Nacionales. También debe el año de partida de los registros, ya que los campeonatos nacionales que se organizan desde 1933 se reparten en tres etapas.
Otro aspecto a considerar tiene que ver con la final de la campaña, la que se juega a dos partidos con visita recíproca. Eso hace que se pierda el interés de los aficionados, más cuando se repiten los finalistas, a como sucedió entre Diriangén y Real Estelí, los que se enfrentaron cuatro veces, que significó desgastes físico y económico de ambos clubes y aburrimiento para los aficionados.
Veamos. En el campeonato pasado, Diriangén ganó el “Apertura” y Estelí el “Clausura”. Después se hizo la Gran Final, que fue de dos juegos. Sólo en definiciones de título se enfrentaron seis veces, cuatro seguidas en la última parte. También están los juegos de la fase regular, dos en la “Apertura” y una en la “Clausura”. Es enfrentarse nueve veces en el mismo Campeonato.
Cuando Diriangén ganó 2-1 el juego de ida en la Gran Final, todo estaba definido, ya que es válido el gol de visitante, y a Estelí de nada le sirvió ganar el segundo juego 1-0. Ni en la Copa Mundial, ni la Liga de Campeones o la Copa UEFA existen finales con juegos de ida y vuelta. Es un solo desafío, algo que debiera hacerse aquí para que los Campeonatos sean más atractivos.