Deportes

Padilla otra vez fue la gran figura


TORONTO
El “fatalímetro” de la ofensiva de los Rangers indicaba sólo dos carreras en los últimos 39 innings que jugaban.
Y la frustración cada vez se incrementaba.
Un jugador se olvidó con cuantos outs se termina un inning. Otro fue atrapado en las almohadillas. Otro estaba perdido en el jardín central. Otro hacía malos tiros a las bases.
Todo esto atentó para que una maravillosa apertura del nicaragüense Vicente Padilla fuera echada al cesto de la basura, obviamente que él iba a batallar para que eso no ocurriera.
Éste pudo haber sido el revés más doloroso de toda la campaña para los Rangers, y quizás los peloteros hayan recibido el peor de los llamados de atención por parte del mentor Buck Showalter.
Pero una sólo bateada terminó con el desastre que se venía construyendo alrededor de Texas.
Hubo palabras de Showalter luego del encuentro, pero más que regaños, fue de agradecimientos y felicitaciones a los jugadores, tras imponerse ante los Azulejos de Toronto 5x2 el pasado martes.
Los Rangers sólo anotaban dos carreras en 39 innings, antes que realizaran las cinco del juego en sólo el octavo episodio, además que frenaron una racha de tres derrotas al hilo.
“Sin duda que fue nuestra victoria más disfrutada del año”, dijo Michael Young. “Era más que un reto para ganar. Nuestra frustración estaba llegando a un punto que nos afectaba bastante. Realmente necesitábamos algo positivo”.
Padilla se plantó en el montículo el suficiente tiempo para obtener la victoria. Sobrevivió a un rally de dos carreras de Toronto, una de ellas, porque se le olvidó que con tres outs es que sacaba un inning y no con dos, a como pensó.
Los Azulejos le llenaron las bases con un out, y un batazo que servía fácil para doble play llegó hacia Padilla, pero él, estando desenfocado, tiró a primera, cediéndole la segunda carrera a Toronto.
Esa falla de Padilla hizo que Showalter rompiera un papel que andaba en las manos, pero tras concluido el juego, el mentor a gritos elogiaba la gran faena del nicaragüense, por no haber vuelto a permitir carrera en el resto de su estancia en la loma.
“La clave fue Vinny, quien los mantuvo limitados a dos carreras solamente”, dijo Showalter.
“Padilla es un tipo muy complicado”, dijo el mentor de Toronto John Gibbons. “Él es uno de los lanzadores veteranos de gran calidad. Padilla fue una gran escogencia para los Rangers. Es fuerte, competitivo, es un cazador sobre su presa, y al final nos silenció por completo”.