Deportes

¿Lippi se retira “al ruido de los caites”?


ROMA / AFP -El seleccionador nacional de fútbol de Italia, Marcello Lippi, decidió abandonar la Squadra Azzurra tres días después de ganar la Copa del Mundo en Alemania, a la que viajó cuestionado por su relación con la presunta corrupción del campeonato de su país.
"Considero que mi misión al frente de la selección nacional ha terminado", fue la escueta declaración de Lippi difundida por la Federación Italiana de Fútbol, que lo había reafirmado en su puesto antes del Mundial, cuando se vio salpicado por el escándalo que envuelve a la elite del fútbol nacional.
"Lippi me comunicó durante la primera fase (del Mundial) que no tenía ningún compromiso para su futuro profesional y que había decidido, cualquiera que fuera el resultado en la competición, abandonar su puesto al final de su contrato", explicó el vicepresidente de la federación, Giancarlo Abete.
Sin embargo, el lunes, al día siguiente de ganar la Copa del Mundo ante Francia en una final decidida en la tanda de penales (1-1, 5-3), Lippi dijo que tenía "la intención de permanecer en el puesto".
"Continuaré entrenando", fue lo único que dijo, tras el anuncio oficial de este miércoles, el toscano, de 58 años, cuando acudió a visitar al ex jugador de la Juventus de Turín Gianluca Pessotto, hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos, tras una tentativa de suicidio a finales de junio.
"Quiero dar las gracias a la Federación por la confianza que me otorgó durante estos dos años de trabajo, coronados por un resultado que quedará en la historia del fútbol italiano y en el corazón de todos los seguidores", comentó el entrenador, en referencia al tetracampeonato mundial.
El técnico con aires de Paul Newman fue nombrado seleccionador en julio del año 2004, en sustitución de Giovanni Trapattoni, y deja la selección con un balance de 15 victorias, diez empates y una derrota.
Su sucesor no fue anunciado, pero los medios italianos citan desde hace días sobre todo a Roberto Donadoni, Gianluca Vialli y Alberto Zaccheroni.
Antes de su gran éxito mundialista, Lippi había sido cuestionado por su presunta implicación en el amaño de la competición nacional que investigan las autoridades italianas.
De hecho, un juez le interrogó a finales de mayo en Roma para saber si cedió a presiones del ex director general de la Juventus de Turín, Luciano Moggi, para dar preferencia en la selección a jugadores representados por GEA World, la sociedad de representación dirigida por Alessandro Moggi, hijo de Luciano.
Lippi fue entrenador del club turinés en el centro de ese escándalo en dos épocas (1994-1999 y 2001-2004) bajo la dirección de Moggi, considerado cerebro de esa red de corrupción.
Además, Davide Lippi, hijo suyo, también está acusado de competencia desleal en el mercado de fichajes, como agente de GEA World.
En el Mundial, sus decisiones fueron determinantes para el éxito del equipo, especialmente en la semifinal ante Alemania, cuando alineó a un mediocampista ofensivo y tres atacantes en la prórroga, lo que permitió la victoria por 2-0.