Deportes

Spinks busca otra corona


El estadounidense Cory Spinks, ex campeón mundial welter, hará su debut en la categoría superior, cuando hoy enfrente al ruso Roman Karmazin, monarca superwelter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), en un programa boxístico previsto en San Luis (Missouri).
En ese mismo escenario estaba anunciado el panameño Guillermo Jones para disputar el título vacante FIB de los cruceros contra el estadounidense Steve Cunningham, pero el istmeño tuvo problemas para hacer el peso y la pelea se cayó.
Spinks, un zurdo de buen boxeo pero escasa pegada, como lo demuestra su récord de 34 triunfos, tres derrotas y sólo 11 nocauts, enfrentará al duro Karmazin, un hombre que ha ganado 21 de sus 37 peleas profesionales antes del límite, con una derrota y un empate.
El único revés del púgil de San Petersburgo fue ante el español Javier Castillejos, en diciembre de 2002 en Madrid, en una controvertida decisión por puntos.
Spinks, de 28 años, no pelea desde el 2 de mayo del pasado año, cuando en su misma ciudad natal de San Luis perdió el campeonato absoluto de los welters ante su compatriota Zab Judah, quien le propinó nocaut técnico en el noveno round.
El hijo del ex campeón mundial pesado, Leon Spinks, ha estado entrenando fuerte por 12 semanas para este pleito contra Karmazin, que sabe podría ser su última oportunidad de regresar al estrellato.
Para la pelea contra Judah, Spinks debió rebajar muchas libras, y al parecer el esfuerzo le debilitó tanto, que al momento del desenlace era una sombra ambulante sobre el encordado.
Ahora, en un peso más adecuado a su físico, se siente motivado para conseguir otro título.
“En este peso de las 154 libras (69.8 kilos) me siento cómodo. No creo haber perdido velocidad y mantengo mi buen boxeo. Sé que voy a ganar”, expresó Spinks.
Karmazin, de 33 años, defenderá una corona que conquistó en septiembre de 2005, cuando derrotó por decisión unánime al ugandés Kassim Ouma.
Por su lado, ‘El Felino’ Jones no sólo perdió la gran oportunidad de conquistar su primera corona, sino que por poco pierde la vida en su intento por rebajar las libras de más para dar el peso de las 190 libras (86 kilos).
Reportes de prensa de Panamá indican que, en la recta final de su entrenamiento para la pelea contra Cunningham, Jones se automedicó algunos productos para bajar varias libras que tenía de más, pero estos le causaron problemas con el potasio y la presión arterial y le enviaron al hospital.
Jones, que tiene un récord de 33-3, con dos empates y 26 nocauts, iba a una pelea de revancha contra Cunningham (19-0, 10 Kos), quien le venció por puntos en abril de 2005, en un combate a 10 asaltos.