Deportes

Entre lluvia gana Federer


LONDRES / AFP
Roger Federer ganó su plaza en las semifinales del torneo de tenis de Wimbledon, al barrer al croata Mario Ancic, y deberá esperar al jueves para saber si su gran rival, Rafael Nadal, pasa también el corte.
El español no pudo jugar a causa de la lluvia, que interrumpió los partidos en dos ocasiones, y del maratoniano partido de cuartos de final que ganó el veterano sueco Jonas Bjorkman ante el checo Radek Stepanek.
El viernes, en semifinales, Federer se medirá a Bjorkman. Nadal, en caso de victoria el jueves ante el finlandés Jarkko Nieminen, peleará con el chipiotra Marcos Baghdatis, que ha vuelto a ver la luz, seis meses después de alcanzar la final del Abierto de Australia, gracias a una bella victoria ante el australiano Lleyton Hewitt.
Federer tampoco fue respetado por la lluvia, pero entre dos chubascos aplicó la misma tarifa a Ancic que a sus cuatro primeros adversarios, tres sets y menos de dos horas de juego para una victoria 6-4, 6-4, 6-4.
El croata, séptimo favorito, fue el último hombre que batió al suizo sobre la hierba, en la primera ronda del torneo de Grand Slam inglés en 2002. Desde entonces, Federer ha ganado tres veces Wimbledon y suma 46 victorias consecutivas sobre césped.
Federer selló su pase a las semifinales de un torneo mayor por novena vez consecutiva, y se aproxima al récord de la era Open (desde 1968) del checo Ivan Lendl (10 seguidas de 1985 a 1988).
Ancic, semifinalista en Wimbledon en 2004, alternó el servicio-volea y las tentativas desde el fondo de la pista, pero el tres veces ganador de Wimbledon le desanimó rápidamente por su calidad en el ‘passing shot’ y sus aceleraciones con el golpe de derechas.
Es difícil imaginar cómo el viejo Bjorkman podría inquietarle.
A sus 34 años, el sueco se convirtió en el semifinalista de más edad en Wimbledon, después de Jimmy Connors en 1987, al derrotar al checo Radek Stepanek (N.14), en cinco sets, 7-6 (7/3), 4-6, 6-7 (5/7), 7-6 (9/7), 6-4, y más de cuatro horas de juego.
Bjorkman, 59º mundial, salvó una bola de partido en el juego decisivo de la cuarta manga. Algunos minutos antes, su adversario había servido para el partido con cinco juegos a cuatro.
El escandinavo, que regresa a las semifinales de un ‘Grande’ nueve años después del US Open de 1997, es también un excelente especialista del dobles. Ha ganado todos los títulos del Grand Slam para un total de nueve victorias y todavía sigue en la carrera por el dobles masculino (con Max Mirnyi) y el dobles mixto (con Lisa Raymond).
La presencia de Bagdhatis en la penúltima ronda es apenas menos sorprendente. El chipriota instalado en la región parisiense se había hecho olvidar desde sus hazañas en el Abierto de Australia, donde no se había inclinado hasta la final contra el intocable Federer. En seis meses, sólo tenía como resultado más destacado unos cuartos de final en Indian Wells.
Ha sido justamente a un australiano, Lleyton Hewitt, a quien derrotó en cuatro sets, 6-1, 5-7, 7-6 (7/5), 6-2, en una superficie donde su servicio (19 aces) y sus aceleraciones con el golpe de derecha (17 ganadores) se exprimen bien.