Deportes

MLB tilda de disparatados los comentarios de Canseco


Las Grandes Ligas manifestaron ayer su posición ante José Canseco y consideraron un “absoluto disparate” los comentarios del ex toletero, quien dijo que los directivos protegerían a peloteros de renombre si dan positivo en análisis antidopaje.
Canseco, quien ha admitido que consumió esteroides y jugó por última vez en las Grandes Ligas con los Medias Blancas de Chicago, en 2001, volvió al béisbol profesional el lunes, con los Surf Dawgs de San Diego, que militan en una liga independiente.
Antes del duelo, el cubano criticó la forma en que los directivos de las Grandes Ligas manejan la política nueva y más estricta sobre el consumo de esteroides, y consideró que hace falta una “limpieza” total en la oficina del comisionado.
Inicialmente, las Grandes Ligas se negaron a responder a los comentarios de Canseco, quien comparó a esa organización con “la mafia”, y sugirió que los directivos no están interesados por saber la verdad sobre el consumo de drogas para mejorar el desempeño por parte de algunos peloteros.
Pero el martes, las Grandes Ligas negaron enfáticamente las declaraciones de Canseco.
“Sus acusaciones son un absoluto disparate”, dijo el portavoz Rich Levin, en una entrevista telefónica.
“La política es grandiosa en el papel, pero ése no es el problema”, dijo Canseco el lunes. “Hay grandes problemas, no con las políticas, sino con los individuos que las instituyen. Por ejemplo, y esto es una hipótesis, si Roger Clemens fuera analizado y diera positivo, ¿qué harían estos individuos con su política? Creo que esto va a depender de cada caso y de cada jugador”.
El regreso de Canseco al béisbol profesional --se fue de 3-0, con tres ponchetes y un pelotazo-- ocurrió 16 meses después de que llamó la atención del Congreso con la autobiografía “Juiced”, en la que acusó a varios peloteros famosos de consumir esteroides.
Entre los señalados figuró el también cubano Rafael Palmeiro, quien fue suspendido el 1 de agosto del año pasado, por violar la nueva política de esteroides, y señaló que ignoraba cómo llegó esa sustancia a su organismo.