Deportes

Las mejores en semifinales


LONDRES / AFP
Amélie Mauresmo contra Maria Sharapova y Kim Clijsters contra Justine Henin-Hardenne: el cuarteto ideal del tenis femenino se dará cita el jueves en las semifinales del torneo de Wimbledon.
La francesa sufrió para sellar su cuarto pase a la penúltima ronda del Grand Slam sobre hierba, en tres sets, 6-1, 3-6, 6-2.
Amplia dominadora de los debates, la N.1 mundial parecía dirigirse hacia una victoria fácil, después de un primer set expedido en 21 minutos. Myskina, que nunca ha confirmado realmente su éxito en Roland Garros, en 2004, parecía completamente impotente, con sólo dos golpes ganadores desde el fondo de la pista.
Y luego Mauresmo repentinamente olvidó que estaba por delante en el marcador y empezó a cometer numerosas faltas directas desde el fondo de la pista, sobre todo con su golpe de derecha. No era necesario nada más para volver a meter a la moscovita en el partido.
Su segundo duelo franco-ruso del torneo, contra Sharapova, que ganó fácil a su compatriota Elena Dementieva, 6-1, 6-4, se anuncia claramente más complicado.
La diva instalada en Florida dominó en el servicio (20 puntos directos contra 8) y desde el fondo de la pista (14 golpes ganadores) ante una adversaria más habituada a la tierra batida. Estos cuartos de final eran la mejor actuación de Dementieva, en Wimbledon.
Sharapova, que a sus 19 años participará en su tercera final en el Grand Slam sobre césped, tuvo un pequeño susto en la segunda manga, cuando dejó que la moscovita le remontase de cuatro juegos a cero a 4-3.
La clasificación de Clijsters para un nuevo duelo con su gran rival belga, un mes después de la semifinal perdida en Roland Garros, fue sin duda más difícil.
La flamenca derrotó a Li Na por 6-4, 7-5, e interrumpió el recorrido histórico de la primera china que alcanza los cuartos de final de un torneo de Grand Slam. Pero la segunda favorita se vio dominada cinco juegos a dos, en la segunda manga y tuvo que salvar una bola de set.
Li, de 24 años, ya había marcado la historia del tenis chino en varias ocasiones. Fue la primera jugadora de su país en ganar un torneo en el circuito WTA (Guangzhou, 2004), la primera en entrar en el Top 30, y la primera en ser designada cabeza de serie en un Grand Slam (N.27 en Wimbledon).
Henin-Hardenne puso fin también a otra bella aventura, la de la francesa Séverine Brémond, 129ª mundial salida de las clasificaciones, en dos sets, 6-4, 6-4.
Como Mauresmo, Séverine Brémond practica un tenis muy ofensivo, a base de servicios y de subidas a la red, en la hierba de Wimbledom. Pero ante Justine Henin-Hardenne, fue dominada por su propio juego.
Sin dudar, a la hora de forzar su natural juego de tierra batida, la tres veces campeona de Roland Garros sumó más puntos en la red que la francesa (15 a 10), y se mostró superior desde el fondo de la pista (13 golpes ganadores a 4).