Deportes

Matagalpa campeón


Carlos Alfaro

Granada batalló arduamente durante nueve episodios, haciendo pensar a todos que la hazaña había sido alcanzada, pero, en un ligero descuido, todo se derrumbó y al final terminó cediendo ante los súper favoritos indígenas de Matagalpa, que ganaron 3x2 en diez innings y se agenciaron el título de campeón de béisbol de Primera División.
Luego de empatar magistralmente a tres carreras en el cierre del quinto inning, los sultanecos se enfrascaron en un gran duelo con Matagalpa… Pero fue en el episodio 10, cuando un parpadeo del relevista William Ponce abrió las puertas a los norteños para hacer el daño.
Freddy Chévez apareció en escena, y un sólo swing terminó con el drama norteño.
Chévez remolcó desde la segunda a Justo Rivas en la apertura del décimo, y Oswaldo Mairena lanzó perfecto el cierre de juego, apuntándose la victoria, su tercera de la serie, al trabajar 3.2 entradas.
El juego comenzó complicado para Granada, luego de ver fracasar en sólo el primer inning a su abridor Kenly Chang.
El derecho sólo sacó un tercio de inning, y fue víctima de un racimo de dos carreras, sobresaliendo cuadrangular de Jorge Luis Avellán y doble remolcador de carrera de Justo Rivas, quien bateó de 5-4.
Ernesto López llevó al montículo a Gilberto Méndez, quien trabajó sólo un episodio, y después utilizó a Juan Pablo López, quien lanzó sin carreras 5.1 inning.
Granada perdía 2x0 y el abridor de Matagalpa Rafael Rojano los tenía sin hits en los primeros cuatro episodios. Pero en el quinto las cosas cambiaron para los sultanecos.
Larry Galeano le rompió el embrujo con sencillo dentro del cuadro. Bayardo Dávila recibió boleto, y luego de una jugada de escogencia sobre batazo de Juan Blandón, el emergente Ernesto Garay encendió las tribunas, con sencillo remolcador de la primera carrera.
Con el juego 2x1, Domingo Álvarez tronó al abridor norteño con hit al derecho, trayendo al plato a Blandón desde la intermedia, lo que puso el juego empatado a 2 carreras y explotando a Rojano.
Desde ese momento Omar Cisneros comenzó a trabajar a base de su bull-pen, y luego de contar con Jairo Pineda durante dos episodios, requirió de Oswaldo Mairena y lo dejó hasta el final.
En el séptimo episodio Granada llenó las bases sin out, pero Oswaldo retiró a Oscar Mairena en elevado al izquierdo, terminando así las aspiraciones de los escualos.
El juego se mantuvo empatado a dos carreras hasta que llegó el inning diez. Juan Pablo López estaba en las duchas, y el pitcher era William Ponce.
Tras retirar a Danilo Sotelo y a Aníbal Vega, tres imparables consecutivos, entre ellos el sencillo productor de Freddy Chévez, pusieron el juego 3x2, definiéndolo a favor de los norteños.
“Fue un gran juego. Una gran Serie, pero nosotros fuimos los mejores. Gracias a Chévez logramos el triunfo, aunque Mairena fue fundamental con su labor en relevo”, dijo Omar Cisneros, manager de Matagalpa.
Matagalpa se convirtió en campeón, por primera vez desde la temporada de 2000, cuando el manager era Davis Hodgson.