Deportes

Brasil celebra sin entusiasmo

En una votación telefónica promovida por un medio local al término del partido, 5.174 personas opinaron que Brasil jugó bien pero casi el doble, 9.507, dijeron que lo hizo mal.

Los brasileños celebraron hoy sin mucho entusiasmo la dramática victoria por 1-0 sobre Croacia en el estreno de ambas selecciones en la Copa del Mundo, partido del que la mayoría esperaba una goleada de los pentacampeones.
Fuegos artificiales rompieron el silencio de la llegada de la noche en Sao Paulo tan pronto el árbitro dio el pitido final y los más entusiastas hicieron sonar cornetas y bocinas durante algunos minutos, pero sin el delirio de otras veces.
Unas 80.000 personas que según la policía se congregaron ante una pantalla gigante de televisión en el Valle de Anhangabaú, en el centro de Sao Paulo, respiraron aliviadas cuando terminó el partido, tras lo cual algunos emprendieron el regreso a casa mientras otros permanecieron en el lugar para asistir a un espectáculo musical.
"Que sofoco", exclamó una mujer mientras abandonaba el lugar visiblemente decepcionada con el resultado y con el bajo nivel mostrado por el equipo "canarinho", del que todos esperaban una arrolladora actuación ante Croacia.
En Río de Janeiro las celebraciones también fueron discretas y la fiesta organizada en la escuela de samba Vila Isabel, campeona del carnaval de este año, continuó pero sin mucha alegría.

El problema de la selección brasileña es que por su tradición y títulos la afición no se contenta con victorias sino que además le exige que golee y juegue bonito. Millones de brasileños que confiaban en una goleada pasaron los 90 minutos del partido comiéndose las uñas y acabaron resignados con el magro triunfo ante los balcánicos.
Mal juego
El único momento de alegría para la inmensa afición brasileña se produjo a los 43 minutos, cuando el centrocampista Kaká marcó el único gol del partido. El resto fueron de angustia y expectación por la avalancha de goles que nunca llegó.
"De nada sirve tener el mejor equipo del mundo y no ser campeón. Hay que jugar bien o nos vamos a convertir en el Real Madrid de la Copa", dijo el presentador de televisión José Luiz Datena, del canal Bandeirantes, en alusión al club blanco, que pese a tener una plantilla de galácticos no ha podido ganar títulos.
En una votación telefónica promovida por Bandeirantes entre sus televidentes al término del partido, 5.174 personas opinaron que Brasil jugó bien pero casi el doble, 9.507, dijeron que lo hizo mal.
Tras la floja presentación de hoy la afición espera que Brasil de un mejor espectáculo el próximo domingo cuando se enfrentará a Australia en su segunda salida en tierras alemanas.