Deportes

Kaká salva a Brasil

El favorito Brasil comenzó su andadura en el Mundial de fútbol de Alemania-2006 con una ajustada victoria sobre Croacia (1-0), este martes en partido del Grupo F disputado en Berlín, gracias a un gol de Kaká en el minuto 44.

Una extraordinaria acción individual de Kaká al borde del descanso supuso el triunfo por 1-0 ante Croacia y salvó del descalabro hoy a Brasil, que en su estreno mundialista no respondió al favoritismo unánime que se le ha otorgado.
El camino hacia la sexta Copa del Mundo no ha hecho nada más que empezar, pero por el pobre rendimiento ofrecido hoy va a ser mucho más sinuoso de lo esperado si Brasil no mejora.
El ansiado 'jogo bonito' no existió en la primera parte. Ya se sabe que alcanzar la precisión perfecta lleva tiempo, pero lo que se veía en el campo era un equipo de ritmo cansino y hasta indolente.
En esta maquinaria tan desengrasada los que pusieron algo de lubricante fueron Zé Roberto, Emerson y, por encima de todos, Kaká.
Ronaldinho no pudo conectar ni con un errático Adriano ni con un inmóvil Ronaldo, que estuvo de visita, no corrió y ni siquiera hizo intención de buscar la pelota.
Con este panorama, incluso los croatas se creyeron que podían poner en aprietos al campeón del mundo. Lo intentaron con disparos desviados de Niko Kovac, Ivan Kranjcar y el ariete del Rangers Dado Prso.
La realidad es que la actual Croacia no es ni por asomo la semifinalista del Mundial de Francia'98 con Davor Suker, Robert Prosinecki y demás.

En este concierto desafinado de los brasileños en el primer periodo, desde luego que sonaron algunas buenas notas, como un crudo remate desde la frontal de Roberto Carlos que despejó con apuros el portero Stipe Pletkosa y un latigazo cruzado de Ronaldinho que salió por milímetros.
Pero aún adormecido, Brasil tiene recursos para salir de cualquier embrollo.
El destello lo dio Kaká en una galopada que resolvió con gran maestría. Al llegar a la media luna miró y colocó el balón con la zurda en la escuadra.
La segunda parte comenzó con la misma parsimonia y un susto fenomenal de Prso que obligó a lucirse al portero Dida y en el rechace estuvo atento Lucio para despejar.
Los centrales Lucio y Juan trabajaban a destajo. Brasil defendiendo y Dida volando era algo inesperado.
La única ocasión clara de los pentacampeones en el primer cuarto de hora fue un buen remate de cabeza de Ronaldinho que el meta croata neutralizó con reflejos.
Parreira buscó soluciones y la más obvia era reemplazar a un inexistente Ronaldo, un holograma sobre el campo, por su compañero en el Real Madrid Robinho.
El juego verdeamarillo cobró algo más de ritmo, Brasil empezó a mover la pelota y Robinho regaló algún malabarismo, pero también se fue diluyendo.
El mejor ejemplo del aburrido tramo final del partido es que la mayor ovación se la llevó un espontáneo croata que fue retirado sin oponer resistencia.