Deportes

Finalistas serán un equipo de rojo y otro blanco, dice adivino


Madrid / EFE -El mentalista español Juan Carlos Cofrades, de nombre artístico Carlos Santillana, afirmó ayer que la final del Mundial de Alemania la disputarán "un equipo cuyo atuendo es de color rojo y otro que irá de blanco".
De esta manera, la final podrían protagonizarla equipos como España, Costa Rica, Trinidad y Tobago, Angola, Corea, Portugal, Suiza, República Checa --de rojo- contra Estados Unidos, Túnez, Ghana, Arabia Saudí, Irán, Alemania, Inglaterra y Polonia, cuya equipación es blanca.
También destacó los números seis y nueve como características de los dos equipos que disputarán el último partido en Alemania. De esta manera, España, clasificada sexta en el ranking de la FIFA, podría jugar la final contra Argentina, novena que, aunque no viste de blanco por completo, tiene la mitad de la camiseta compartida con el azul.
Santillana, que ante un notario introdujo en una urna cerrada con un candado de cuatro dígitos un sobre lacrado con el nombre de los dos equipos que jugarán la final el próximo nueve de julio en Berlín, también incluyó un dato irrefutable del jugador que meterá el último gol del Mundial.
"Las características que he escrito del futbolista son exclusivas de la persona que meterá el último gol del campeonato. Poner dos predicciones dentro de la urna hace que este desafío sea más difícil que otros que he hecho", afirmó.
La urna con el sobre se abrirá en un canal de televisión española, cuando termine el último partido del Mundial. "He recibido ofertas de veinte canales internacionales, pero lo haré en uno español, simplemente por la cercanía de acceder a él", dijo.
Como colofón final, Santillana informó que en caso de que la final se desarrolle con normalidad y sin violencia, hará algo con el balón con el que se esté disputando el partido en ese momento. "No sé como describir la virguería que haré al balón, tal vez la palabra apropiada sea pifia", explicó.
Ante la mirada incrédula de algunos periodistas, Santillana accedió a hacer un truco con uno de ellos y adivinó lo que una redactora dibujó en un papel fuera del alcance de su mirada. "Aquí no hay truco, todo es trabajo, observación y tranquilidad", afirmó.
Santillana comenzó a plantearse grandes retos en diciembre de 2004, cuando introdujo en una urna, que se colgó de la Torre de Bucajo de Cáceres, una cinta en la que estaba grabado el número que salió premiado con el Gordo de la Lotería de Navidad el 22 de diciembre de ese mismo año.
Finalmente, anunció que después del Mundial de Alemania intentará apagar las 22.000 bombillas de la Torre Eiffel de París, y al mismo tiempo encender los fluorescentes que allí lleven los parisinos.