Deportes

Brasil a “medio gas”, 8-0


BASILEA, Suiza / AFP
El seleccionado brasileño de fútbol apenas necesitó jugar, este martes, a 'media máquina', para apabullar al Lucerna FC por 8-0, en partido amistoso de preparación de los pentacampeones del mundo para el Mundial de Alemania.
El equipo verdeamarelo abrió el marcador a los 19, mediante Kaká, amplió a los 37, con gol de Adriano, y llegó al 3-0 a los 42, con el astro Ronaldo. En el segundo tiempo puso el 4-0 en el marcador, gracias a Ronaldo, a los 58, el 5-0 llegó con Lúcio, a los 61, y el 6-0 de la mano de Juninho Pernambucano, a los 71.
El partido no presentó ninguna dificultad para los pentacampeones, que el 4 de junio disputarán su último partido antes del Mundial de Alemania, al enfrentar a la selección de Nueva Zelanda, en un amistoso que se disputará en Ginebra.
Este martes, el 'atrevimiento' del Lucerna FC duró escasos minutos. A los ocho, Caryl Righetti se escapó por el costado derecho y lanzó un disparo cruzado. Emerson dejó un rebote y el mismo Righetti intentó un disparo de pierna izquierda, el que Dida desvió por la línea de fondo.
A partir de ese momento, los brasileños, jugando con un equipo titular, dominaron a voluntad.
En términos tácticos, Brasil mostró atisbos de lo que podrá ser su sistema de juego en una situación de partido durante la Copa del Mundo, a partir de su notable 'cuadrado', formado por Kaká, Ronaldinho, Ronaldo y Adriano.
Pero el cuarteto se apoya en el generoso despliegue de Zé Roberto y Emerson, quienes dan el primer combate en el sector central y además tienen que volcarse a las bandas para cubrir los espacios dejados por las subidas de Cafú y Roberto Carlos.
El primer gol fue una muestra de la capacidad de los brasileños para decidir con golpes letales. Ronaldo recibió el balón poco más allá de la media cancha y arrancó en velocidad para tocar rápidamente a Adriano. El gigante del Inter de Milán aún esperó la llegada de Kaká, quien fusiló a David Zibung.
El 2-0 fue otra muestra de contudencia. Ronaldo recibió el balón en la entrada del área y lanzó un tremendo disparo de pierna izquierda que se estrelló en el poste. En el rebote, Cafú cruzó desde la derecha y Adriano conectó el cabezazo imparable.
Poco más tarde, fue Kaká quien metió un preciso pelotazo en profundidad y Ronaldo arrastró a sus marcadores para definir delicadamente, con pie izquierdo junto al poste, para el 3-0.
En el segundo tiempo, Brasil decidió pisar un poco más el acelerador y sin inconvenientes elevó la cuenta a 5-0.
A los 58 minutos los zagueros de Lucerna se pusieron nerviosos en la salida del balón y Zé Roberto se apoderó de ella. Al zurdo mediocampista le bastó tocar al centro, por donde apareció Ronaldo, para empujar el esférico a la red con el arquero ya vencido.
Apenas tres minutos más tarde, Emerson recibió de Kaká frente al área grande y tocó hacia el costado izquierdo. El defensor Lúcio sorprendió con su aparición por esa franja del terreno y puso el 5-0, con un tiro cruzado.
El entrenador Carlos Alberto Parreira decidió dar una oportunidad a los reservas y retiró de la cancha a Ronaldo, Kaká, Ronaldinho y Zé Roberto, para dar entrada a Robinho, Edmílson, Juninho Pernambucano y Ricardinho.
Apenas entró Juninho Pernambucano colocó el 6-0, con un disparo desde 25 metros que se clavó en el ángulo superior izquierdo del arco de Lucerna. De inmediato, Parreira introdujo otros seis cambios y Brasil simplemente comenzó a divertirse en el terreno.
Sin embargo, aún restó tiempo para que Robinho pusiera el 7-0 a los 78, con un disparo a media altura y Adriano elevara la cuenta a 8-0, a los 85.