Deportes

Diriangén campeón


Emir Alfaro

¡Campeones, campeones! Fue el grito de más de cuatro mil personas que ayer celebraron el título nacional número 25 del equipo con más historia en el fútbol nacional: los Caciques del Diriangén.
El resultado no importó… El Real Estelí ganó 1-0 el juego de vuelta, pero ya el daño estaba hecho. Los Caciques mantuvieron la ventaja lograda en Estelí, donde ganaron 2-1, y se coronaron campeones nacionales por segundo año seguido.
A veces la forma de conseguir los éxitos no importa, cuando se obtienen los triunfos se olvidan los errores o las malas actuaciones. Eso pasó en Diriamba, ya que los locales no hicieron una gran presentación, con pocas llegadas de peligro y con un equipo bastante defensivo.
Y si los Caciques no tuvieron una buena tarde, para el Real Estelí fue una pesadilla. No encontraron su ritmo de juego, carecieron de ideas, trataron de adueñarse del balón, pero se limitaron a los pelotazos.
Fueron pocas las jugadas de peligro para ambos equipos. Diriangén tuvo algunas claras y perdonó, como una jugada de Roberto Chanampe y disparos de larga distancia. Estelí pudo abrir el marcador con Francisco López, pero quiso dominar dentro del área en vez de cabecear, y los defensas le cerraron el paso.
El gol casi nadie lo recordará. Se jugaba ya tiempo de reposición (dieron tres minutos) y Rudel Calero encontró un balón suelto en el área pequeña que remató a quemarropa, perforando al arquero Denis Espinoza. Muy pocos dieron importancia a ese gol, faltaban segundos para que finalizara el juego, y Estelí necesitaba más que un gol… Luego llegó el pitazo final y comenzó la celebración.