Deportes

Ganar o morir


Emir Alfaro

No hay forma de restarle favoritismo al Real Estelí en la gran final del Campeonato Nacional de Fútbol de Primera División. Es un equipo completo, con la mejor ofensiva del torneo, con una media cancha creativa y que sabe presionar, más una defensa comandada por Néstor Holweger, que permite la menor cantidad de goles en el campeonato.
Con todo eso es difícil no considerarlo favorito en una final ante un Diriangén que pasó por muchos altibajos y perdió el título del torneo de Clausura a manos del mismo Estelí.
El Tren del Norte llega hoy al Cacique Diriangén a tratar de confirmar ese favoritismo, con todo y la derrota sufrida en casa el domingo anterior 2-1 ante los Caciques. Ése fue un resultado que asombró a todos, ninguno de los miles de aficionados que colmaron el Independencia se lo espera…, perdón, tal vez los pocos seguidores caciques que viajaron a Estelí lo deseaban y esperaban eso y más.
Pero hoy es otra historia. El Tren del Norte aprendió la lección del domingo. No se deben confiar del Diriangén, a pesar de que esté en un mal momento. Sus jugadores y cuerpo técnico saben meter el acelerador cuando lo necesitan, y en esta Gran Final los Caciques son de cuidado.
Si se habla de ventajas para el juego de hoy --que inicia a las tres de la tarde en el Cacique Diriangén bajo un plan de seguridad que pretende reducir los riegos de enfrentamientos entre barras-- los diriambinos tienen una: son locales. El resto es para Estelí.
Diriangén no podrá contar con el volante Diego Campos, quien aunque no aportó mucho en algunos juegos tiene sus destellos peligrosos y, sobre todo, el gran ausente será el otro argentino Dante Segovia, luchador incansable en la delantera cacique. Entonces la ofensiva cacique estará a cargo de Miguel Sánchez, Emilio Palacios y el héroe del juego de ida, William Mendieta.
Por parte del Estelí no estará el defensor Jaime Ruiz, pero sí tendrán a Rudel Calero --que cuando anota, su equipo gana--, Víctor Sánchez, desaparecido en el juego anterior, Elmer Mejía y David Martínez.