Deportes

Heat tras la revancha


Auburn Hills, EU/EFE
Se acabó el suspenso inesperado que los Cavaliers de Cleveland dieron a la eliminatoria semifinal de la Conferencia Este después de que los Pistons de Detroit recuperasen su condición de campeones y de “Bad Boys”, para llegar por tercer año consecutivo a las finales de la Conferencia Este.
Sus próximos rivales serán los Heat de Miami, el equipo que fue su víctima la pasada temporada al caer también en siete partidos en la lucha por el título de campeones.
La inspiración individual del alero LeBron James, alguna ayuda especial de los árbitros y la inconsistencia en el ataque de los Pistons permitieron que los Cavaliers, después de perder los dos primeros partidos de la eliminatoria, lograsen tres triunfos consecutivos y estuviesen a uno más de dar la gran sorpresa.
Pero los Pistons se dieron cuanta de que no tenían ya más espacio para el error y las concesiones, y en el sexto ganaron de visitantes para recuperar la ventaja de campo y volver al suyo, el Palacio de Auburn Hills, donde “machacaron” a los Cavaliers por 79-61.
La realidad se impuso y tanto el entrenador de los Cavaliers, Mike Brown, como James, de 21 años, que tuvo su primera experiencia en la fase final del campeonato, reconocieron que la defensa de los Pistons se merecía todo el crédito porque hicieron un gran trabajo y confirmaron que son un equipo ganador y campeón.
Mientras los Cavaliers trataban de consolarse de la justa eliminación, los Pistons se dedicaban a pensar en su próximo reto, la final “revancha” de la Conferencia Este ante los Heat de Miami, al equipo que la pasada temporada eliminaron en siete partidos.
Una eliminación que se dio en los últimos dos minutos del séptimo partido, cuando los Heat se vinieron abajo para al final no poder aguantar la presión de los Pistons.
La eliminación generó que los directivos de los Heat, encabezados por el presidente del equipo y actual entrenador Pat Riley, hiciesen una reconstrucción del equipo con tres nuevas adquisiciones durante el descanso veraniego.
“Estamos listos para el nuevo reto contra los Heat y, aunque van a llegar descansados al primer partido, somos conscientes de que si hacemos bien las cosas vamos a comenzar con un triunfo”, comentó Chauncey Billups, base titular de los Pistons. “De momento tendremos 24 horas de descanso y luego pensaremos en el duelo con los Heat.
El primer partido de la eliminatoria, que volverán a jugar al mejor de siete, se disputará en el Palacio de Auburn Hills hoy y el entrenador de los Pistons, Flip Saunders, considera que será “decisivo”.
“Si somos capaces de hacer bien las cosas en el primer partido ante un equipo como los Heat, que llega descansado y motivado por la manera fácil como ganaron la eliminatoria ante los Nets de Nueva Jersey, entonces habremos dado un gran paso”, comentó Saunders.
Aunque el alero Rasheed Wallace esta vez no quiere “garantizar” nada en la serie ante los Heat como hizo frente a los Cavaliers, dijo que tanto sus compañeros como él lo único que piden es que el escolta estrella de los Heat, Dwyane Wade, no reciba el mismo trato de favor que le dieron los árbitros a James, con la excepción del séptimo partido.
El argumento de los Heat es que son un equipo mucho más completo que los Cavaliers, además, tienen dos estrellas con Wade y O’Neal, quien asimismo se sigue considerando como el “pívot más dominante que hay actualmente en la liga”.