Deportes

Diriangén revive


Con 10 hombres, tras la expulsión de Diego Campos en el primer tiempo, y aguantando la presión del Estelí en todo el complemento, el Diriangén salió victorioso, como de milagro, del estadio Independencia, al vencer 2-1 al Real Estelí, en el juego de ida de la Gran Final del Campeonato Nacional de Fútbol.
Miguel Ángel Sánchez sorprendió a los estelianos anotando al minuto 16, al encontrarse con el balón y sacar de concentración a los norteños, especialmente por lo pesado de la cancha, ya que un aguacero matutino dejó varios charcos, los que afectaron el desarrollo del juego.
Antes del descanso, al minuto 41, el argentino Campos fue expulsado, al recibir su segunda tarjeta amarilla de la tarde.
Estelí llegó revitalizado del descanso y con un hombre más y con mejor planificación de juego, lo que le permitió empatar, al minuto 17 (62’), cuando Francisco López disparó desde unos 30 metros, luego de un rebote en tiro de esquina, pelotazo inalcanzable para el arquero Denis Espinoza, quien, además, tenía enfrente a varios jugadores que le dificultaban la vista.
Con el empate, Estelí se creció, entrando más en acción jugadores como Víctor Sánchez y Rudel Caldero, pero los goles no llegaban, creándose desesperación en el conjunto local.
Al 72’, luego de un despeje en un tiro de esquina, William Mendieta se escapó de los defensores rojiblancos y disparó por debajo del arquero Carlos Mendieta, anotando el segundo gol Cacique, con todo y un charco de agua en mitad de la portería, el que puso más emoción a la definición, ya que parecía que balón que quedaba en la línea de meta.
Agredidos
Los directivos del Diriangén denunciaron que fueron agredidos a la salida de Estelí por fanáticos norteños que les quebraron 12 vidrios al bus del equipo diriambino y algunos del bus que trasladaba a la barra cacique. Se espera que para el juego de vuelta la seguridad mejore en el estadio Cacique Diriangén.