Deportes

Aún no es momento de celebrar

* Bonds empató con Ruth en jonrones, pero es sólo la mitad del camino

Oakland Tribune

Oakland -Solamente es un número, 714. Pero una cifra que está llena de historia y tradición.
Es un número que siempre será identificado con la Gloria del Béisbol.
Un número que Barry Bonds, de los Gigantes de San Francisco, alcanzó el sábado. El jonrón 714 de su carrera que hace que empate la marca del legendario Babe Ruth.
Igualó el total de jonrones de Ruth. Se encuentra a 41 de igualar la máxima cantidad de todos los tiempos, cifra que está en poder de Hank Aaron, aunque difícilmente podrá igualar la reputación de estos dos monstruos del deporte.
Para algunos, existen molestias porque consideran que Bonds es un tramposo. Un utilizador de esteroides que hacían que sus batazos fueran más largos.
El cuadrangular 713 de Barry fue tan inmenso que la pelota llegó a golpear una marquesina del tercer piso en el estadio de los Filis, Citizens Bank Park.
Para otros se trata de euforia. Consideran que Bonds es un héroe que sobrevive a tantas adversidades que el mundo le ha presentado, y que con tanta determinación y equilibrio mental descarga cuadrangulares a lanzamientos de 99 MPH.
Hay quienes aman a Bonds, aún cuando actualmente está siendo investigado por el ex senador George Mitchell, por, posiblemente, haber usado esteroides. Aún con todo la gente ama a Bonds.
No importa si son reales o ficticios sus batazos. Algunos se sienten tan orgullosos de él, como que si nunca hubiera pasado nada.
Durante su estancia de tres días en Filadelfia, una de las ciudades más complicadas en el deporte Americano, Bonds hizo lo que pocos creían. Al descargar su cuadrangular 713 logró que los más de 20 aficionados en el estadio se pusieran de pie, lo ovacionaran y le aplaudieran, aún cuando antes estaban pancartas en su contra y camisetas que tenían dibujados unos asteriscos.
Bonds y sus marcas deben ser muy bien vistas, porque si en realidad se comprueba su uso de esteroides, las Grandes Ligas deben pronunciarse ante ello. Un asterisco podría aparecer en el libro de los récords, justo como ocurrió con Roger Maris, al quebrar el récord de Ruth de más jonrones en un año, con 61, pero en más juegos, con 162, mientras el artillero de los Yanquis había logrado en 154 juegos la suma de 60, en 1927.
Hank Aaron impuso nueva marca, al romper los 714 de Ruth hace 34 años, o sea en 1974, pero aún cuando Aaron tiene el récord, nadie, y Bonds lo ha admitido, ha podido superar la imagen de Ruth. Él continúa siendo la gran leyenda, el icono del Béisbol Mundial.
Y esto no se trata de racismo, a como algunos han querido decir. No se trata de que Aaron era negro y Ruth blanco y que por eso no se le aceptaba, aún cuando Hank en su momento recibió muchas correspondencia de odio, mientras intentaba botar la marca de Ruth.
Se trata del significado de Ruth para el béisbol, ya que salvó a este deporte, después del escándalo de los Medias Blancas en 1919.
Ruth era el "Bambino," el sultán del Swat”. También el gran carisma del Babe lo hacía que fuera aceptado por los niños y los adultos, aún cuando en verdad sus actitudes no eran muy buenas, como ingerir mucho licor y hasta decir malas palabras.
Mientras el Babe era amigable, a Barry siempre se le ha considerado apartado. Ruth fue un tipo que se acomodaba con todo. Bonds es bien incómodo. Babe fue idolatrado, mientras que Bonds repudiado.
Pero en números están igual, y como dicen, los número nunca mienten.