Deportes

Barcelona de fiesta

Miles de personas han recibido a los jugadores del equipo local durante su paseo triunfal por las calles de Barcelona.

La caravana organizada por el Barcelona para celebrar la consecución de la Liga de Campeones por las calles de la capital catalana ha atraído a unas 500 mil personas, incluidas las que se han congregado en el Camp Nou, según estimaciones facilitadas por la Guardia Urbana.
Las mismas fuentes han subrayado que en esta ocasión la afluencia de público a la fiesta ha sido sensiblemente inferior a la registrada cuando el FC Barcelona se proclamó campeón de Liga hace dos semanas, en la que se estimó en 1 millón 200 mil las personas que siguieron la rúa del equipo azulgrana, que fue más larga que en esta ocasión.
Los jugadores han viajado junto a la Copa conseguida ayer en un espectacular camión de dos pisos descubierto, de 18 metros de largo, 4,5 de ancho y 5,5 de alto, decorado con los colores del equipo y que contaba con un sistema de sonido de alta calidad que ha permitido que la música estuviera presente a lo largo de todo el recorrido.
Faltaban quince minutos para las seis de la tarde –hora de España- cuando los jugadores han llegado en una 'golondrina' (típica embarcación del puerto de Barcelona) a la ciudad, procedentes directamente del aeropuerto de El Prat. En la plaza de las Drassanes empezaba a rodar la rúa del equipo, a la que los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana han ido abriendo paso a lo largo de todo el recorrido.
La plantilla barcelonista, ataviada en su mayoría con banderas -destacaban las azulgrana y las catalanas, además de la camerunesa de la que no se ha desprendido Samuel Eto'o y la tripartita (azulgrana, holandesa y catalana) que lucía Mark van Bommel- y con una camiseta conmemorativa -'Més que un club, Campions de Lliga i d'Europa'-, ha empezado el recorrido degustando varias pizzas.
Pese a que la lluvia amenazó con aguar la fiesta, el 'ruódromo', como se ha bautizado la caravana en esta ocasión, ha recorrido con lentitud las calles de Barcelona ante una afición bulliciosa que se ha echado a la calle manera masiva para ver desde balcones, terrazas o a pie de calle a sus jugadores, a los que ha jaleado con toda suerte de cánticos.
La mayoría de los aficionados portaban todo tipo de banderas y siluetas que emulan la Copa de Europa, y algunos incluso han llegado a lanzar balones al camión azulgrana para intentar jugar, apenas unos segundos, con sus ídolos.
"Gracias, cracks, por hacer un Barca tan grande", "Ya tenemos aquí la segunda" o "En el 2007, la tercera" eran algunos de los mensajes que se podían leer en los numerosos carteles que portaban los espectadores.

El color verde pistacho de la segunda equipación azulgrana ha tomado protagonismo encima del camión, al estar presente en muchas de las banderas que ondeaban los jugadores, así como en algunos de los sombreros con cascabeles que también lucían y entre los que destacaban los que emulaban a un dragón.
Al ritmo de pop
Los jugadores han participado en todo momento de la fiesta y no han parado de bailar en todo el recorrido, ayudados por dos pinchadiscos que han amenizado la rúa con éxitos de artistas como Shakira, Madonna, Depeche Mode, U2 o Carlinhos Brown, entre otros.
El camión contaba con unos tambores, de los que no se han separado, durante los primeros tramos, jugadores como Ronaldinho o Belletti, que han tocado y cantado para animar a los aficionados y a sus compañeros, de entre los que han sorprendido Motta y Deco (con gafas de sol) o un emocionado Maxi López.
La rúa ha contado con momentos emotivos protagonizados por todos los jugadores, desde Puyol a Xavi, pasando por Iniesta, como el que se ha producido cuando dos de los héroes de París, Ronaldinho y Belletti -quien ha dedicado en numerosas ocasiones el trofeo al público-, se han quitado la camiseta y se han abrazado al técnico en la parte frontal del camión.
Motta ha provocado otro de esos momentos al echarse a las espaldas a Ludovic Giuly, uno de los artífices de que el Barcelona llegara a la final de París, ya que marcó el tanto que valió la victoria azulgrana en Milán y que ayer se mostró más emocionado al vencer al Arsenal.
La caravana azulgrana ha acabado su recorrido en el Camp Nou, donde se ha dado paso a actuaciones musicales y vídeos, y donde tendrán lugar los parlamentos más esperados de los protagonistas del éxito azulgrana.
La fiesta acabará con las celebraciones de la victoria de ayer, que hizo posible que la segunda Copa de Europa llegue de nuevo a Barcelona, catorce años después de la conseguida en Wembley.
La fiesta de hoy ha sido muy diferente a la que tuvo lugar la pasada madrugada por las calles del centro de Barcelona, y que se saldó con 45 detenidos por pillaje, destrozos en el mobiliario urbano valorados en 100.000 euros, enfrentamientos con la policía y rotura de escaparates, y con 109 heridos, entre ellos un periodista y seis policías.
También en otros puntos de la geografía catalana se registraron incidentes, caso de Blanes (Girona), con numerosos destrozos y siete detenidos, o de Tarragona, donde se registraron cuatro personas detenidas y cuantiosos daños en vehículos y mobiliario urbano.