Deportes

Hubo golpe invisible


Xavier Araquistain

No creo que exista alguien a quien le guste que le mientan, lo estafen o que le roben. Y eso sucedió el sábado por la noche en el gimnasio Alexis Argüello, cuando el boxeador panameño Víctor “La Sombra” Pérez, además que llegó al país con un récord sospechoso de 6 victorias y 11 derrotas, se dejó caer deliberadamente en el segundo round y luego de escuchar el conteo “herido de muerte”, se levantó en carcajadas como celebrando su pésima actuación teatral.
Santos “El Toro” Benavides no tiene la culpa y se apuntó una victoria por nocaut (?) con un golpe que nadie vio, que el boxeador no pegó y mucho menos que el payaso canalero haya recibido. El visitante salió con un cuadrado un tanto raro que no dejó de impresionar a Benavides, quien sigue sin poder aprender a tirar golpes rectos, ni siquiera el más elemental que es el jab, y como de costumbre salió a buscar un solo golpe.
Eso le costó que lo golpearan y lo hicieran sangrar por la nariz, y si bien es cierto que con sus volados conectó bien al panameño y lo resintió, a la hora que “La Sombra” se hizo el clavado, en realidad el último golpe al pecho lo había recibido 20 segundos antes. Los promotores deben saber que “lo barato sale caro” y estos peleadores sombreadores se vienen a dejar caer por unos cuantos dólares.
No se trata de que hasta que alguien derrote a Benavides estaremos contentos, pero deben tener mucho cuidado con la gente que contratan o que les dicen que contraten. Se supo que una dama esperaba al panameño para ir a una discoteca. Le recuerdo a don Marcelo Sánchez que por actuaciones menos descaradas se le puede retener la bolsa a un farsante como el que vimos. El público se desencanta. Todos queremos que Benavides gane y lo haga convincentemente, pero urge que él haga caso en el aprendizaje en el gimnasio, ya que cada vez muestra menos avance --me refiero a sus dos últimas peleas-- y eso preocupa, pues ante un rival exigente va a tener serios problemas.
La cartelera dejó un nocaut técnico del invicto Wilfredo Acuña (7-0, 5KO) ante Mauricio Urbina. Otro nocaut de Marlon Aguilar (7-1, 5KO) en el segundo round sobre Pedro Cerda (ahora con 1-5, 1KO). Daniel Jarquín llevando el tren de ataque todo el tiempo le quitó el invicto a David “El Cuervo” Salablanca (4-1, 3KO), quien después de 4 buenas presentaciones llegó en una deplorable condición, seguramente no entrenó.
En la mejor pelea de la noche, Héctor Elizabeth (7-2, 3KO) luego de regalarle una piña (es de Ticuantepe) al referee Enrique Portocarrero al subir al ring, se fajó violentamente con Giovanny Rayo (3-2-1, 2KO), quien ha venido de más a menos y se llevó una decisión. Rayo cayó a la lona una vez, parecía noqueado al quedar tendido, pero de pronto se levantó para terminar el pleito muy golpeado y medio noqueado.
Y en la pelea más mala, Horlan Hamilton (11-3-1, 6KO) dejó su apodo de “TNT” en su casa y se apuntó un nocaut técnico ante Johnny Huerta, quien fue derribado en una ocasión, pero peleando con un ojo cerrado hizo deslucir a Hamilton, quien evidenció una pobre condición. Y Freddy Oporta (5-1, 5KO) se apuntó un KOT en el séptimo ante Lenín “El Porfiado” Téllez (4-5, 4KO), quien como todo un porfiado se recuperó de una caída en el round inicial para seguir aguantando hasta que pararon la pelea por una hemorragia severa en la nariz.