Deportes

Listos para celebrar


Emir Alfaro

A un paso de ver la coronación de su club en el torneo de Clausura, los aficionados norteños colmarán esta tarde el estadio Independencia para impulsar al Tren del Norte en su lucha ante Diriangén, creando una marea roja y blanca que cubrirá y animará por todos los costados a los anfitriones.
Un empate separa a los estelianos del título y de avanzar a la pelea por la supremacía del fútbol nacional, pues al ganar el Clausura, irremediablemente tendrán que enfrentar nuevamente a los Caciques en la gran final del fútbol nacional.
Siendo así, la agonía simplemente se alargará, se postergará la verdadera celebración, porque los dos clubes más grandes de nuestro modesto fútbol se verán las caras en otros dos encuentros.
Pero antes el Real Estelí tendrá que consagrarse, seguir el camino casi imbatible en su estadio y arrollar de una vez por todas al Diriangén para que no queden dudas de cuál es el equipo que pasa por el mejor momento futbolístico.
Los Caciques llegan al Independencia “cuesta arriba”, tienen el marcador en contra, al igual que la afición, el terreno y al Estelí, que en casa se siente más cómodo, “pega más” y no quiere quedar mal ante su público.
El triunfo 2-1 del Tren del Norte en Diriamba le pone las cosas difíciles al Diriangén, que hoy necesita al menos dos goles y mantener su portería intacta para coronarse. Los diriambinos no tendrán al siempre peligroso Remy Vanegas por una banda debido a acumulación de tarjetas amarillas, por lo que es muy probable ver a Armando Reyes o incluso a Miguel Sánchez en esa posición, pues los diriambinos no tienen otra opción que conseguir goles.
Aunque un empate es suficiente para el Real Estelí, se da por un hecho que no saldrán a esperar. Ya lo dijo en técnico Otoniel Olivas, que al Diriangén no hay que darle espacios, ni cederle el control del balón, por eso se esperan goles y un encuentro muy abierto para beneficio de la afición a partir de las tres de la tarde.