Deportes

Barça pierde con suplentes


El Sevilla, aún de resaca tras adjudicarse el pasado miércoles la Copa de la UEFA, superó por 3-2 a un Barcelona repleto de suplentes que ya sólo vive para la final de la Liga de Campeones que disputará el 17 de mayo frente al Arsenal en París.
El partido que fue aplazado por la lluvia en la trigésima cuarta jornada lo resolvió a su favor un Sevilla en racha, que todavía aspira a clasificarse para la próxima edición de la Liga de Campeones.
El equipo andaluz llegó a tener una ventaja de dos goles en la primera parte, marcados por Daniel Alves y Aitor Ocio, éste de penalti; pero el Barcelona reaccionó y empató antes del descanso con tantos de Santi Ezquerro y Silvinho.
Kepa, de cabeza, en el minuto 76, marcó el 3-2 definitivo en un día más de fiesta en Sevilla.
La alegría sevillista contrastó con la tristeza del Alavés, que bajó a Segunda División a pesar de que venció al Deportivo de La Coruña (1-0) con un gol de Bodipo. El sueño de permanencia del equipo vitoriano se esfumó de una manera cruel.
Cuando los alavesistas se creían salvados porque el Espanyol no pasaba del empate a cero en casa ante la Real Sociedad, Ferrán Corominas, en el minuto 91, dio la victoria al Espanyol y provocó una locura colectiva en el Estadio Olímpico de Montjuic.
El vigente campeón de la Copa del Rey podrá disputar la próxima edición de la Copa de la UEFA como equipo de Primera División.
También estaba en juego en esta jornada una plaza para la Copa Intertoto, vía de acceso a la Copa de la UEFA, entre el Deportivo y el Villarreal. Fue el equipo castellonense el que finalmente se hizo con ella gracias a un triunfo sobre el Racing de Santander (2-0) con goles de Juan Román Riquelme, de penalti, y Xisco.
El Celta de Vigo puso el punto final a una gran campaña con un triunfo por 1-0 ante el Getafe, una de las revelaciones del campeonato. El equipo gallego ha conseguido clasificarse para la Copa de la UEFA en la temporada de su regreso a Primera, un logro difícil de igualar.
Atlético de Madrid y Betis, que comenzaron la temporada con aspiraciones de éxito y la concluyen sumidos en la mediocridad, firmaron tablas en el estadio Vicente Calderón (1-1).
El trigésimo octavo y último capítulo de la Liga de Primera División se completará el martes con los partidos Osasuna-Valencia y Sevilla-Real Madrid, y el viernes con el encuentro Athletic-Barcelona.